Visitas al recién nacido: consejos para que no sea molesto

Oct 25, 2021

Bebé ·

Patrocinado por Motehrna

Luego del esperado y cansador parto, al fin estás con tu bebé en los brazos y ahora comienza una nueva etapa. Y justo cuando estás empezando a recuperarte y adaptarte, la habitación se llena de personas curiosas. ¿Es normal?

Todos quieren conocer al recién nacido y felicitar a los padres cuando nace un bebé. Aunque quizás como madre te encante la idea, hay parejas que prefieren quedarse esos primeros días conociéndose y aprendiendo como nueva familia.

Muchas veces las visitas al recién nacido, especialmente en el hospital, pueden transformarse en una molestia para los recientes padres, e incluso para el mismo bebé. 

En tiempos de pandemia, una de las costumbres que ha sido afectada ha sido justamente las visitas al recién nacido, lo que por un lado puede haber causado tristeza a los padres y, por otro, alivio.

Sin embargo… ¿cómo decirle a la tía que viajó especialmente a ver a su nuevo sobrino que no puede verlo por unos días? Te damos algunos tips para manejar el tema visitas y consejos si eres tú el visitante.

Para la madre: prioriza tu comodidad

Lo primero que hay que entender es que nadie debería obligar a recibir visitas si la madre no quiere, por la razón que sea. Aunque no te atrevas a decir que no y pienses que es más fácil no llevar la contra, tener una visita en esas condiciones si no tienes ganas, pueden ser minutos eternos y muy molestos.

Algunos aspectos a considerar para decidir si recibir visitas o no en el hospital:

  • Los pediatras recomiendan que durante las primeras 24 horas los bebés no reciban visitas. 
  • Las mamás suelen estar cansadas y recuperándose del parto. Una buena idea es decidir luego del parto, según cómo te sientas.
  • Los primeros días del bebé son fundamentales para reforzar el vínculo entre los padres y el recién nacido. El contacto piel con piel es vital para el apego del bebé.
  • El recién nacido tiene pocas defensas, por lo que una persona con indicios de un cuadro viral podría ser muy perjudicial para el bebé. Además, antes de los 2 meses el bebé no recibe vacunas de ningún tipo, por lo que se recomienda controlar bien las visitas hasta ese entonces.
  • La instauración de la lactancia materna es fundamental para un amamantamiento exitoso, y se debería producir en las primeras horas de vida del bebé.
  • Una buena manera de hacer sentir cerca a los seres queridos es realizar fotografías (sin flash) y videos del bebé, y enviar a los interesados.
  • Organizar a las visitas para que lleguen de a uno, y no se junte demasiada gente en la habitación al mismo tiempo. Idealmente, solo una visita diaria, para no cansar demasiado al bebé y la mamá.
  • Evita recibir visitas en los momentos en los que debes dar pecho, para que sea un momento íntimo y el bebé no tenga distracciones.
  • No despiertes al bebé para presentarlo.

Consejos si eres el visitante

Recuerda que si no eres del círculo de confianza, mejor no ir a la clínica y realizar la visita cuando se encuentren en el hogar, más tranquilos. Si decides visitar, nunca hacerlo por sorpresa, siempre avisar a los padres y “pedir permiso” antes de aparecer.

Te entregamos algunas recomendaciones para ser un visitante agradable:

  • Antes de tomar al bebé, pregunta si puedes y lávate las manos. Evita darle besos para prevenir cualquier contagio.
  • Evita usar perfumes y cremas, ya que los recién nacidos se encuentran más propensos a algún tipo de alergia o irritación de la piel. 
  • En cuanto a los regalos, podrías traer un detalle para los hermanos del recién nacido y así no se sentirán desplazados. Además, evita los regalos muy grandes.
  • Evita dar tu opinión acerca de algún tema de crianza… No es el momento. La madre probablemente está tapada de información y consejos de profesionales de la salud y de no profesionales también. 
  • Minimizar los ruidos, el recién nacido necesita un ambiente tranquilo y poco hostil. Si es momento de una toma, mejor retirarse.

Ten siempre en cuenta que la madre se podría sentir no muy bien físicamente, además de cansada e intentando adaptarse a su recién nacido. Por otro lado, el bebé está recién acostumbrándose a la vida fuera del útero. Considera estos aspectos e intenta ser una visita que aporte y no reste.

La mejor visita es la que ofrece ayuda, lleva comida o algo que necesiten, se queda por el tiempo suficiente y no va si no es bienvenida.

Shares
Share This