Virus sincicial: cómo proteger a mi bebé

Oct 19, 2021

Bebé ·

Patrocinado por Motehrna

El virus respiratorio sincitial/sincicial (VRS) afecta comúnmente a menores de dos años y es una de las principales causas de enfermedades respiratorias en niños pequeños, como la neumonía. ¿Quieres saber más?

La mayoría de los niños contraen VRS al menos una vez antes de cumplir dos años de edad. De hecho, durante este invierno 2021 los expertos han visto un aumento sostenido en el número de casos del virus sincicial en niños, y muchos especialistas hablan de un brote, ya que la detección en los paneles respiratorios aumentó a 12%.

El VRS en un niño sano se expresa como un resfriado, sin embargo, en algunos niños puede derivar en una infección en los pulmones, vías respiratorias y conductos respiratorios. Es el principal agente que causa hospitalización por infección respiratoria en los menores de dos años.

En este artículo entenderemos de qué se trata este virus, cómo afecta a los infantes, quiénes están en mayor riesgo, cómo se trata y cómo se puede prevenir.

El VRS: principales síntomas

El VRS es uno de los virus que causan enfermedades respiratorias (nariz, garganta y pulmones). En nuestro país, es común que se presente a principios de la primavera.

La infección por VRS puede conducir a enfermedades graves como la neumonía o bronquiolitis, especialmente en bebés prematuros y niños con afecciones a los pulmones, corazón o sistema inmunitario. 

Los síntomas pueden aparecer de dos a ocho días luego de tener contacto con el virus. Los infantes con este virus suelen tener síntomas catarrales como de un resfriado, tales como:

  • Nariz tapada.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor de cabeza.
  • Tos.
  • Fiebre.
  • Malestar corporal.
  • Aumento de las secreciones respiratorias.
  • Fiebre variable.

 

Por lo general, los síntomas duran en promedio 5 días, y empeoran antes de mejorar. Se diferencia con la Influenza en que en ésta última, la fiebre es alta y sostenida, y el malestar corporal mayor.

Debes acudir a un médico si el niño tiene síntomas de bronquiolitis, deshidratación, dificultad para respirar, disminución en los niveles de actividad, fiebre (si tiene menos de 3 meses de vida), secreciones de los oídos, o si sus síntomas empeoran o no mejoran después de los 7 días de enfermedad.

Tratamiento

El virus respiratorio sincicial no tiene una cura específica, pero sí se pueden aliviar los síntomas (lo mismo que pasa con un resfriado).

Para intentar que el niño se sienta más cómodo, te entregamos las siguientes recomendaciones:

  • Aspirador nasal para permitirle respirar y comer mejor, manteniendo su vía respiratoria despejada.
  • Hidratar frecuentemente.
  • Consultar al médico si puede administrar medicamentos como ibuprofeno o paracetamol para bajar la fiebre (en mayores de seis meses).
  • Que no vaya al establecimiento educacional. Es ideal que descanse y esté cómodo.

Cerca del 3% de los niños con VRS son hospitalizados. Ahí los controlarán, administrarán líquidos y quizás  oxígeno para ayudarlos a respirar.

Factores de riesgo

Hay casos en los que hay mayor riesgo de contraer una infección grave por VSR. Algunos de estos son:

  • Bebés de menos de 3 meses de vida cuando inicia la temporada de VSR.
  • Bebés prematuros.
  • Bebés con enfermedad pulmonar crónica.
  • Bebés con defectos cardíacos.
  • Bebés con sistema inmunitario débil por alguna enfermedad o tratamiento.
  • Bajo peso al nacer.
  • Madre fumadora durante el embarazo.
  • Exposición a humo en el hogar (fumador pasivo).
  • Antecedentes de atopia.
  • Ausencia de lactancia materna.
  • Estar cerca de otros niños (como sus hermanos) que vayan a una guardería.

El VSR es muy contagioso y se transmite de una persona a otra igual que un resfriado común. Ingresa al cuerpo por la nariz o los ojos, por contacto directo entre personas, manos u objetos/superficies infectadas.

Las personas pueden contraer VSR más de una vez en la misma temporada, sin embargo, la primera suele ser la más grave.

Medidas preventivas

Hay algunas medidas que se podrían tomar para intentar disminuir las posibilidades de que el niño se contagie con VRS.

  • Lavarse las manos de manera frecuente.
  • Evitar contacto con alguien contagiado.
  • Evitar la contaminación intradomiciliaria: humo de cigarro y estufas a parafina, por ejemplo. Mantener ventilada la casa para favorecer la circulación del aire.
  • Intentar evitar cambios bruscos de temperatura y ambientes con exceso de humedad.
  • Es mejor evitar lugares públicos o eventos con mucha gente (especialmente niños) en época de sincicial si tienes un bebé pequeño. 
  • Mantén al día las vacunas de la familia.
  • Si es posible, alimenta al bebé con leche materna para entregarle anticuerpos únicos para combatir infecciones.
Shares
Share This