Veganismo en niños: ¿es perjudicial?

Ene 25, 2021

El veganismo hoy en día es más que una dieta: es un estilo de vida. Muchos padres optan por esta preferencia alimentaria y deciden criar a sus hijos bajo los mismos principios: libre de crueldad animal y cuidando el medioambiente. Pero…¿es saludable para los bebés y niños mantener una dieta vegana?

El veganismo es un movimiento que elimina por completo el consumo de cualquier alimento de origen animal, con el argumento de que son sometidos a tratamientos crueles para aumentar la producción, además del impacto ambiental negativo que involucra mantener los grandes ganados. 

Esta preferencia suele ser bien planificada e involucra también otros aspectos aparte de la alimentación, como por ejemplo, el uso de todo tipo de productos libres de crueldad animal, como cosméticos y vestuario, por lo que va más allá de la nutrición sino que engloba todos los aspectos de la vida.

Es un estilo de vida, por lo tanto, al tener hijos, muchos adultos que son veganos incluyen estas “reglas” en la vida de los bebés también. Sin embargo, la alimentación no es un juego ni un área que pueda usarse para probar algo nuevo. Comer equilibrado es fundamental y cada etapa de la vida tiene requerimientos distintos, especialmente los bebés y niños.

¿Es recomendable este tipo de dieta alimentaria en menores de edad?

Veganismo

Hace algunos años se empezó a escuchar frecuentemente el término vegano. “¿Es lo mismo que vegetariano?”, preguntamos algunos. La alimentación vegana ha ido desplazando a la dieta vegetariana por su componente emocional basado en la empatía hacia los animales y la mayor conciencia del efecto en el medio ambiente por parte de las industrias ganaderas.

La diferencia entre ambas dietas es que la vegana elimina por completo el consumo de todo producto de origen animal, mientras que la vegetariana se limita solo a no comer carne. El veganismo propone sacar de la dieta productos y subproductos derivados de los animales, lo que incluye carnes, lácteos y huevos.

Una de las principales controversias de la dieta vegana se basa en un aspecto nutricional: ¿es posible sustituir la proteína y algunas vitaminas que entrega la carne y similares, sin poner en riesgo la salud? Muchas veces, esta duda deriva de la ignorancia de las personas comunes ante un sistema alimenticio nuevo y distinto.

Los expertos en nutrición y dietética han dejado en claro que las dietas vegetarianas y veganas que son planificadas adecuadamente, son saludables y nutricionalmente adecuadas.

De hecho, las personas que siguen este sistema tienen un riesgo reducido de sufrir ciertas afecciones de salud, como cardiopatía, diabetes, hipertensión, algunos cánceres y obesidad.

En el caso de los niños, su alimentación requiere dedicación y cuidado. Los hábitos alimenticios se adquieren durante la infancia y la tasa de crecimiento en infantes es muy alta. La mayoría de los niños veganos lo son desde el nacimiento, mientras que otros cambian de dieta durante la infancia.

¿Y en bebés y niños?

Hasta los 6 meses de vida se aconseja la lactancia materna exclusiva. A partir de ese momento se pueden introducir alimentos sólidos complementarios. Los padres son responsables de la alimentación de sus hijos y de crear hábitos alimenticios positivos.

Algunos expertos han señalado que una dieta vegana bien planificada es saludable en cualquier etapa de la vida. La dieta debe seguirse de manera informada y tomando todas las precauciones posibles para mantener una apropiada nutrición. Sin embargo, hay pocos estudios que investiguen los efectos a largo plazo de una dieta vegana.

Los niños alimentados con leche materna cuyas madres llevan una dieta vegana equilibrada, tienen un crecimiento y desarrollo normal.

Los niños veganos tienen una ingesta mayor de frutas y vegetales, alimentos indispensables para una buena salud. Además, suelen ingerir menores cantidades de grasas “malas” y colesterol, lo que es muy importante para reducir el riesgo del desarrollo de enfermedades crónicas.

Aspectos a considerar

  • Soya: uno de los sustitutos más comunes de la carne en dietas veganas es la soya. La Academia Americana de Pediatría afirmó que no existen evidencias de que la soya pueda perjudicar el desarrollo de bebés y niños. Este alimento tiene una gran cantidad de proteínas de buena calidad y es muy similar a otras legumbres como los garbanzos o lentejas.
  • Vitamina B12: es un nutriente que se recomienda suplementar. Todas las personas veganas la necesitan porque esta vitamina no la produce el organismo y se obtiene de fuentes de origen animal. La madre vegana que amamanta también debe tomar fuentes fiables de vitamina B12 en cantidades suficientes.
  • Control de peso y exámenes periódicos: los menores veganos requieren una observación constante de su nutrición para evitar el déficit de algún elemento importante para su crecimiento.
  • Se debe incluir distintas fuentes de proteínas vegetales en cada comida principal para satisfacer el déficit de nutrientes que vienen en las carnes y otros productos animales. 
  • Los primeros alimentos pueden incluir papillas a base de arroz o maíz, purés de frutas y hortalizas. También alimentos ricos en proteínas como las legumbres, el tofu o el yogur de soya.
Shares
Share This