Todo lo que necesitas saber sobre la fertilización asistida

Ene 26, 2021

Lamentablemente, ser padres no es posible para algunas parejas. Sin embargo, el avance de la medicina ha permitido buscar soluciones para aquellas personas con problemas de fertilidad: a través de diversos tratamientos, es posible acercar los gametos para que se produzca la fecundación.

Las técnicas de reproducción asistida son diversos tratamientos destinados a resolver los trastornos de fertilidad de la pareja. Hay soluciones especiales para cada caso.

La infertilidad

La infertilidad consiste en la incapacidad de concepción espontánea después de uno o dos años de intento de embarazo. Esta puede afectar al hombre y a la mujer en igual medida, o tener causas desconocidas o mixtas.

Algunas razones de infertilidad notoria son la ausencia o número muy bajo de espermios en el hombre, o trompas obstruidas en la mujer, sin posibilidad de repararlas. Además, luego de los 30 años de edad empieza a caer el peak máximo de fertilidad femenina, ya que los óvulos envejecen.

Algunas causas físicas femeninas de la dificultad de concebir un hijo son las siguientes:

  • Alteraciones de ovulación, como por ejemplo, ovario poliquístico. 
  • Problemas mecánicos, como la obstrucción de las trompas de falopio y adherencias pélvicas. Estas pueden derivarse de infecciones, endometriosis o cirugía pélvica.

Cuando hay infertilidad masculina severa, falla el tratamiento quirúrgico o hay enfermedades sin causa aparente, es necesario recurrir a tratamientos de fecundación asistida para lograr el embarazo. 

Técnicas de fertilización

Para tratar la infertilidad, se puede usar tecnología de reproducción asistida. Esta incluye tratamientos de fertilidad que involucran tanto a los óvulos de la mujer como a los espermatozoides del hombre. El primer paso es acudir a un especialista y determinar el origen del problema, para luego elegir el método más adecuado para la pareja.

La reproducción asistida son técnicas biomédicas que facilitan o sustituyen los proceso naturales para lograr la reproducción. Estas técnicas han ayudado a miles de parejas alrededor del mundo a lograr el embarazo.

Hay algunos casos en que el diagnóstico de la infertilidad no es posible, y no se logra determinar la causa. Para esos casos, se pueden adoptar medidas más sencillas, como analizar el moco cervical, programar las relaciones sexuales (método Billings), adoptar ciertas posturas sexuales específicas que favorecen la fecundación, entre otras opciones.

Algunos procedimientos más complejos de reproducción asistida usan óvulos o espermios de donantes, o embriones previamente congelados. También puede consistir en utilizar una madre subrogada.

Veamos en detalle las técnicas más comunes:

  • Fertilización in vitro: una técnica es extraer los óvulos del cuerpo de una mujer y mezclarlos con espermios de un hombre para producir embriones. Posteriormente, los embriones se colocan en el cuerpo de la mujer. Esta técnica suele ser el tipo más común y eficaz de reproducción asistida.
  • Inseminación artificial o Inyección intracitoplasmática de espermios: consiste en inyectar un espermio al interior del citoplasma del óvulo. Se preparan y seleccionan los espermatozoides de mejor calidad. Se utiliza en casos de problemas de fertilidad masculina grave. 
  • Preservación de la fertilidad: su finalidad es conseguir un embarazo a futuro. Se utiliza en casos de enfermedad como un cáncer, por ejemplo. Se procede a la congelación de ovocitos, embriones, tejido ovárico o semen, según el caso, para ser utilizados en el futuro.

Una de las “complicaciones” más comunes de este tipo de tratamientos es obtener un embarazo múltiple. Esto se puede prevenir limitando el número de embriones que se colocan en el cuerpo de la mujer, lo que a su vez disminuye las probabilidades de un embarazo exitoso.

Si crees que puedes ser candidata para alguna técnica de fertilización asistida, no dudes en contactar a un experto y evaluar tu caso. ¡No te desesperes! Estos métodos pueden ayudarlos a ser padres.

 

Shares
Share This