Todo lo que debes saber antes de usar la copa menstrual por primera vez

May 25, 2020

La copa menstrual llegó para quedarse. Este sustituto de las toallitas sanitarias y tampones es una opción mucho más económica y ecológica para utilizar durante la menstruación. Sin embargo, el temor a lo desconocido detiene a muchas mujeres a atreverse a utilizarla. Con esta guía sobre cómo ponerse la copita y otros tips relacionados, tendrás toda la información para lanzarte a este nuevo método ecológico.

¿Hay algo más perfecto que la copa menstrual? Es fácil de usar, no deja olor de la menstruación, es mucho más barato que comprar toallitas y/o tampones cada mes, solo necesita ser cambiado después de 8 horas y, como si fuera poco, reduce nuestra generación de residuos enormemente.

Aunque en la teoría todos podemos estar de acuerdo que la copita es lo mejor, en la práctica hay mujeres que sienten miedo por el solo hecho de ser algo nuevo, o porque no conocen su cuerpo lo suficiente, o por nervios de que se deba introducir por la vagina (aunque el tampón también). 

Quizás lo que necesitas es probarla y ver si te acomoda o no. O tal vez leer acerca de ella, entender su mecánica y recibir consejos acerca de su postura, puede quitarte todo el pudor y nerviosismo que sientes al solo pensar en ocupar la copita. Créeme, una vez que la empieces a usar, no te arrepentirás.

Antes de empezar

La copa menstrual (copita, copa vaginal) es un recipiente de silicona que se introduce en el canal de la vagina durante la menstruación. Funciona adaptándose al canal y creando un sello con las paredes vaginales, independiente del movimiento que hagamos, recogiendo todo el flujo en el interior de la copa. Es reutilizable, es decir, puedes usarla por varios años sin tener que comprar nada más, mientras la cuides y mantengas una buena higiene.

Tiene forma de copa y la puedes usar durante la noche también. Suponen un método seguro e indoloro para recoger la sangre que se desprende durante el período. Al contrario del tampón, este método recoge, no absorbe. 

Es totalmente normal sufrir pequeños accidentes como manchar la ropa interior por una fuga entre las primerizas usuarias de la copita. Lo bueno es que estos accidentes son 100% evitables pues tienen que ver con una colocación incorrecta, en la mayoría de los casos.

Hay algunos consejos básicos que te pueden ayudar a tener una experiencia cómoda con ésta:

  • Primero que todo, y aunque no quieras usar la copita, debes familiarizarte con tu vagina. La mayoría del temor que puedes sentir viene por desconocimiento de tu propio cuerpo. Quizás pasaste por lo mismo hace unos años cuando te pusiste tu primer tampón. Explora tu cuerpo, comprende cada parte, usa un espejo. Esto te ayudará a visualizar lo que está pasando durante la inserción de la copita.
  • No se te quedará atascada: tranquila… la copa menstrual se posiciona un poco más arriba que la entrada de tu vagina. Cuando quieras retirarla, solo tendrás que tirar del palito de la copa que encontrarás al introducir tus dedos solo unos pocos centímetros. Tu vagina no es un agujero negro, tiene tope, por lo que no se puede perder.
  • Olvídate del dolor: si piensas que te va a doler, pues piensa dos veces. La inserción no es dolorosa y cuando la tengas puesta tampoco deberías sentir nada. Por lo tanto, un aspecto importante para tener una experiencia cómoda es que te relajes. Una vagina tensa no va a ayudar en nada.
  • Piérdele el “asco” a tu período: es hora de dejar los tabúes y empezar a comprender tu ciclo, a quererlo. La sangre menstrual es un fluido que tendrás que tolerar para usar la copita.

Llegó el momento de la inserción

  • Primero: lávate las manos. La copa será introducida dentro de la vagina, por lo que debes tener las manos bien limpias antes de manipularla.
  • Busca una posición cómoda: puede ser acostada en la cama, en cuclillas, con un pie en alto, etc. 
  • Dobla la copa: la copita se introduce plegada en la vagina. Hay varios tipos de dobleces, los dos más populares son:
  1. Pliegue en V: empuja el borde delantero de la copa hacia abajo; sujeta la copa para que se mantenga doblada; inserta suavemente el extremo “puntiagudo” en la vagina.
  2. Pliegue en C: aplana la copa y doblala por la mitad para que simule una letra “c”; mantén el pliegue firmemente cerca del borde; inserta suavemente el borde en la vagina.
  • Introduce la copita: el palito inferior debe quedar un poco más arriba de los labios vaginales. No se pone tan arriba como un tampón.
  • Comprueba su abertura total: tira suavemente hacia abajo para corroborar que está firme y sus bordes están sellados con tus paredes vaginales.

¿Por qué mancho?

Hay algunas razones comunes de posibles fugas por usar copa menstrual, todas son fáciles de solucionar.

-La copita no está abierta en su 100%:

Puede que la copa haya quedado doblada por algún sitio por lo que no se forma el sello con las paredes vaginales, y por ese espacio se genera la fuga de sangre menstrual. 

Esto es cuestión de práctica y de encontrar el método de inserción perfecto para ti. Algunos pasos para que esto no vuelva a suceder son:

  • Prueba distintos dobleces de la copita para ver qué pliegue te acomoda.
  • Insértala a la altura correcta: no tengas miedo de introducirla bien arriba en el canal vaginal, pero lo suficientemente abajo para que puedas alcanzar la base para retirarla. 
  • Una vez arriba, pincha y aprieta los bordes de la copa para ayudar a que se abra completamente.
  • Muévela para que se acomode: una vez insertada, tira suavemente del palito hacia abajo, moviéndolo de un lado a otro. Si lo sientes firme es porque está bien colocada.

-Está mal colocada:

Si el borde de tu copa no está por debajo del cérvix, el fluido menstrual saldrá por los lados y causará fugas. Por lo tanto:

  • Localiza tu cérvix: la cérvix es el cuello del útero, el cual no está necesariamente ubicado arriba del canal vaginal. Además, su posición puede cambiar a lo largo de tu ciclo. Debes colocar un dedo limpio en tu vagina y buscar un área que se sienta más firme, la cual sería tu cérvix.
  • Coloca la copa debajo: los bordes de la copita deben estar justo debajo de donde se sitúa tu cérvix. Si colocas tu copa y tu cérvix queda dentro, éste último puede ocupar espacio en la copa y, por lo tanto, rebalsar. También puede causarte malestar.
  • Ángulo: la copa debe estar inclinada a favor de la dirección del canal vaginal, es decir, hacia la parte posterior del cuerpo. Oriéntala en la dirección correcta.

-Se llenó la copita:

Aunque no es tan común pues la capacidad de la copa está pensada para aguantar tu fluido durante las horas establecidas, es algo que puede suceder. Si tienes un flujo abundante, quizás debas vaciarla con mayor frecuencia o considerar una copa de una talla más grande.

-No es la talla correcta para tí:

Ten en cuenta la guía de tamaño de la copa que compres, ya que si eliges una demasiado pequeña para ti no va a sellar correctamente y se generarán fugas. Si es más grande puede que no se abra completamente.

Cómo quitar la copa menstrual

Como mencionamos recuerda que la copa SIEMPRE sale. Quizás haya veces que tendrás que introducir más arriba tu mano para retirarla, pero siempre estará ahí.

Cada 8 o 12 horas, depende de la marca que compres, la copa menstrual debe ser retirada para evitar que se rebalse. Para esto se recomienda:

  • Buscar una posición con las piernas y vagina abierta, puede ser la misma que usas para introducir la copita.
  • Insertar el dedo índice por un lado, entre la copa y la pared vaginal, para quitar el vacío.
  • Tirar hacia abajo el palito en el inferior de la copa hasta que salga de la vagina. Mantener en posición vertical para evitar derramar la sangre menstrual. 
  • Botar la sangre en el inodoro.
  • Lavar la copa con agua abundante y jabón con pH neutro, luego sécala. 
  • Vuelve a introducirla en tu canal vaginal si sigues menstruando.

No hace falta retirar la copita para bañarse ni para ir al baño.

Limpieza y almacenamiento

Antes de su primera utilización y de cada ciclo, se debe esterilizar la copa menstrual para garantizar la eliminación de microorganismos. Esta esterilización se puede hacer en una olla (colocar la copa; agregar agua; llevar a ebullición; dejar 5 minutos después de que hierva; retirar).

Es común que la copita quede con pequeñas manchas después de varios usos. Puede optar por agregar una cucharadita de bicarbonato de sodio al agua donde va a esterilizar la copa menstrual.

Cuando tu período menstrual haya terminado, guárdala en una bolsita de tela limpia que viene al comprar la copita y mantenla en un lugar de temperatura ambiente.

Shares
Share This