Tips para un destete exitoso

Ene 25, 2021

La OMS recomienda dar pecho hasta mínimo los dos años de vida del bebé. Sin embargo, no existe el momento “correcto” para destetar: el destete respetuoso se basa en escuchar y entender las necesidades de tu hijo

Puedes comenzar el destete progresivo con tu hijo cuando tú lo decidas, en conjunto con él. Hay muchos factores a tener en cuenta, y cada niño es distinto al otro. Lo que sí se recomienda por cuestiones médicas y nutricionales es no destetar al 100% antes de los dos años de edad.

Tarde o temprano, todo niño es destetado, y el proceso no siempre es fácil. Es importante que se realice de forma respetuosa para ayudar y acompañar al niño a este cambio tan importante en la vida del humano. 

Lactancia materna

La OMS recomienda que la lactancia materna comience lo antes posible, es decir, dentro de la primera hora de vida del niño. Además, aconseja que se realice en forma exclusiva (el bebé se alimenta de sólo leche materna, ningún otro alimento ni bebestible) hasta los seis meses de vida. 

Desde los seis meses, se recomienda que los lactantes comiencen con la alimentación complementaria, introduciendo a su dieta alimentos sólidos y agua. Esto se debe realizar sin abandonar la lactancia materna hasta al menos los dos años de edad.

Está demostrado que la lactancia materna tiene beneficios de salud tanto para los bebés como para sus madres. Contribuye a evitar la diarrea y neumonía, entre otras enfermedades mortales para los lactantes. Por su lado, las madres que amamantan presentan menor riesgo de padecer cáncer de ovarios y de mamas.

La leche materna es el alimento perfecto para el bebé: con el paso del tiempo, mantiene sus propiedades nutritivas y se va modificando para que el niño reciba los beneficios inmunológicos, con una menor frecuencia de infecciones.

La OMS recomienda mantener la lactancia complementada con otros alimentos hasta al menos los dos años de edad. Sin embargo, muchas madres deciden destetar antes o después de ese periodo. El destete espontáneo o natural (el bebé por si solo deja de pedir el pecho y la madre finaliza su producción) suele suceder entre los 2 y 4 años.

¿Qué es el destete respetuoso?

El llamado destete respetuoso se basa en un principio fundamental: “no ofrecer ni tampoco negar”. Esto quiere decir que si estás dentro del proceso de destete respetuoso y progresivo, no le ofrezcas el pecho si no lo ha pedido pero, cuando lo haga, dáselo sin dudarlo.

No hay un momento correcto para destetar. No existen razones científicas por las que se deba dejar la leche materna a una edad determinada. La duración de la lactancia materna es una decisión libre de la madre y su hijo.

Poner fin a la lactancia, si es que no se da de manera natural o se quiere destetar antes de eso, se puede realizar de un modo no traumático para el bebé con ciertas recomendaciones médicas.

Realizar un destete respetuoso es entender que en una lactancia están implicadas dos personas, y ambas deben estar involucradas también en su fin. El fin del amamantamiento debe ser conversado, hablado y asumido. En muchos casos el bebé todavía no puede “conversar”, pero las madres saben cómo comunicarse con su hijo o hija, y de alguna manera se les debe dar a entender e involucrar en el proceso.

Lo que se busca con este método es evitar la frustración del niño para que el proceso no sea abrupto. Hay que entender que si el niño no pide pecho, es porque no lo necesita, por lo que no se le debe ofrecer para evitar situaciones como un golpe o pataleta. Aparte de la alimentación, las tomas ayudan al bebé a calmarse y son una especie de consuelo en muchas ocasiones. Esto también debe considerarse en el destete.

El destete puede tener gran repercusión emocional para el niño y su madre. Puede que no logre entender por qué su madre le niega algo que siempre ha tenido a disposición y es tan importante para él. Por eso reiteramos la importancia de involucrar e intentar explicarle el por qué. 

También debes observar y escuchar: quizás aún no esté listo para el destete. No lo apures, cada niño tiene sus tiempos. 

Recomendaciones para un destete progresivo

  • La decisión de destetar debe ser tuya y de tu bebé. No hay nadie que puede obligarte o recomendarte destetar (al menos que haya una razón médica específica): la leche materna no es perjudicial nunca, tampoco en niños mayores a los dos años. Escucha sus propios tiempos.
  • Dale tiempo: no fijes una meta a corto plazo, cada niño tiene sus ritmos
  • Deja de ofrecer el pecho si él no te lo pide.
  • La lactancia materna no es solo nutrición, sino también cariño y consuelo. Es importante reemplazar ese contacto afectivo por otros medios que no sea el pecho. Abrázalo y pasa harto tiempo con él durante el proceso de destete.
  • De a poco puede ir espaciando las tomas y cambiarlas por otros líquidos, comidas, juegos o regaloneo. Si el niño solía tomar pecho por la tarde, quizás el padre podría llevarlo a un paseo a esa hora. Con esto ya le quitaste una toma, lo que no quiere decir que al día siguiente en la tarde no quiera pecho. Si se les deja tiempo suficiente o se distraen en los momentos que suelen mamar, los niños van quitando tomas, hasta llegar a un momento que solo amamanten en las noches. 
  • El destete progresivo empieza con la primera papilla, en la teoría. Es decir, desde que se implementa la alimentación complementaria la lactancia va disminuyendo. En algún minutos desaparecerá por sí sola, guiado por el bebé. El proceso durará dependiendo del ritmo que marques. Si lo apuras, va a ser más difícil, traumático y ruidoso.
  • Si notas que tus pechos se congestionan por estar disminuyendo la demanda, sácate un poco de leche para evitar mastitis. De a poco tu cuerpo irá regulando la producción.

Los destetes no suelen ser fáciles, pero no debes sentirte culpable. Déjate guiar por tu intuición, no hay una pauta específica de cómo hacerlo.

Shares
Share This