Tips para darle medicamentos a tu hij@

Nov 30, 2021

Bebé ·

Patrocinado por Motehrna

No es ninguna novedad que nuestros hijos se enfermen de igual forma que los adultos. Y en muchos casos, la experiencia de darles medicamentos es una pesadilla. ¿Qué remedio darles y cuál es la mejor forma para hacer de esta una buena experiencia?

 

¿Debo darle medicamentos a mi hijo/a pequeño/a?

Lo primero a tener en consideración es que si bien los pequeños se enferman de igual forma que los adultos, el tratamiento para ellos no es el mismo. Dado que su cuerpo y órganos no están desarrollados por completo y no pueden soportar muchos de los medicamentos.

Es por esto que la recomendación es siempre evitar el medicamento. Si la enfermedad es viral o un resfriado, probemos primero con reposo y abundante líquido. Si aún así los síntomas no desaparecen, entonces es hora de visitar al pediatra. Pero nunca nunca, administrar remedios a un niño/a sin prescripción médica.

 

Mi hijo/a no quiere tomarse el remedio

Si luego de visitar al pediatra éste le receta algún medicamento, entonces entramos en la fase de hacer que se tome el remedio. Muchos niños no tendrán problema y será una tarea fácil, pero hay otros que se van a resistir a esta sustancia desconocida y extraña, llegando incluso a escupirlo. Algunos tips para hacer de esta una experiencia lo menos traumática posible:

  • Nuestra actitud como padres debe ser calmada. Si ellos perciben que para nosotros también es algo complicado, es probable que se resistan.
  • Si necesita un remedio es porque está enfermo y probablemente muy sensible, es por eso que también es fundamental explicarles por qué es importante que se tomen ese remedio.
  • Si el medicamento lo permite, pueden mezclarlo con alguna comida que les guste. Por ejemplo: fruta, yoghurt o leche.
  • ¡Conserva los remedios en el refrigerador! De esta forma el sabor se sentirá menos. Recuerda siempre revisar si los componentes permiten refrigerarlo.
  • No los engañemos diciendo que el medicamento es un dulce. Es un arma de doble filo ya que si les gusta el sabor, en un momento de descuido podrían tomárselo todo.

 

Algunas precauciones a tener en cuenta

  • Si bien acabamos de mencionar que una buena estrategia es mezclar el medicamento con algún tipo de alimento para apaciguar su sabor, debes fijarte muy bien que esto no está contraindicado. Hay remedios que al mezclarlos con comida pueden causar efectos adversos y por lo tanto deben tomarse antes de comer. Por el contrario, hay otros que deben tomarse con algún tipo de alimento porque sino pueden causar molestias estomacales.
  • Es recomendable no usar medicamentos que hayan sobrado de un tratamiento anterior, por ejemplo, los jarabes. Si tu hijo o hija ya terminó de tomarlo y sobró un poco, no guarde las sobras.
  • Siempre hay que fijarse en la fecha de caducidad. Administrar medicamentos vencidos puede ser muy peligroso.
  • Hay que evitar a toda costa administrar remedios que fueron recetados para otra persona, sea niño o adulto.

Cuando hablamos de temas médicos siempre la recomendación es pecar de ignorante y preguntar todo a los expertos de salud. Es preferible que el niño se demore más en mejorar, que empeorar su condición por una mala administración de medicamentos.

 

Shares
Share This