¡Son mellizos/gemelos!

Abr 30, 2020

Estás embarazada y te encuentras con la hermosa (y aterradora) noticia de que es más de un bebé… las dudas se multiplican exponencialmente sobre cómo llevar tu embarazo, qué pasará en el parto y cómo continúo mi vida en casa con dos bebés. No es un camino fácil pero mientras más información tengas, más calmada te enfrentarás al desafío

Los embarazos de mellizos pueden ocurrir por casualidad o debido a factores específicos. La probabilidad puede aumentar con la edad pues los cambios hormonales pueden provocar que se libere más de un óvulo a la vez. El uso de fertilización asistida también aumenta las probabilidades de tener un embarazo múltiple.

Los embarazos múltiples son más propensos a presentar problemas de salud y complicaciones como diabetes gestacional, preeclampsia, parto prematuro y hemorragias. Los gemelos más aún que los mellizos, pues comparten la placenta y el suministro de sangre puede estar distribuido de manera desigual, lo que puede causar problemas para los bebés. 

Estas complicaciones pueden controlarse o disminuir el riesgo de presentarlas si se tiene un cuidado pre-natal acompañado por un equipo médico completo y si se siguen las precauciones indicadas.

Cómo prepararse y manejar el embarazo múltiple

Como mencionamos, durante un embarazo múltiple es muy importante el cuidado antenatal, es decir, el que tienes durante el embarazo. Además, un estilo de vida y dieta alimenticia saludable y un buen grupo de apoyo puede beneficiar mucho la espera. 

En cuanto al bienestar psicológico, es muy importante que te cuides: esperar mellizos o gemelos puede ser bastante cansador física y psicológicamente. Todas las incomodidades comunes en un embarazo simple son más notorias en uno múltiple. Mantente cuerda, relajada y acompañada lo más posible.

Aquí algunas recomendaciones para llevar el embarazo de la mejor manera:

  • Alimentación: primero que nada, no necesitas comer más por el solo hecho de que tienes dos bebés en tu útero. Más que la cantidad, es mucho más importante el tipo de alimentación. En general se debe seguir la pauta de alimentación propia de un embarazo simple y consumir una cantidad suficiente de proteínas.

Aumentar una cantidad adecuada de peso (cerca de 12 kg) es bueno para la salud de los bebés, por lo que es probable que el especialista indique que debes aumentar el requerimiento calórico en cerca de 400 calorías al día.

Además, lo más probable es que tu doctor recomiende suplementos como ácido fólico, calcio y hierro. Este último es necesario para aumentar la cantidad suficiente de glóbulos rojos sanos.

  • Chequeos más frecuentes: lo ideal es que te controles frecuentemente para seguir el crecimiento y el desarrollo de tus bebés, supervisar su salud y la tuya y buscar signos de un parto prematuro. Quizás necesites varias ecografías y otro tipo de pruebas.

Es muy importante que te pongas en manos de profesionales expertos en embarazos múltiples.

  • Mantenerse activa: si el embarazo se desarrolla con normalidad, no debiera existir mayor problema para practicar ejercicio físico de bajo impacto, como yoga o natación. 

En cuanto a la actividad sexual, no deberías tener mayores restricciones si no hay problemas de útero irritable o alteraciones del cuello.

  • Descansar lo suficiente: tanto para tus bebés como para tu propia salud, que estés descansada, relajada y desestresada es fundamental para tener un embarazo sano y seguro. Apóyate  en las personas cercanas y mantén reposo sobre todo en las últimas semanas de gestación.

El día del parto

Como cualquier embarazo, habla con tu médico con anticipación sobre las opciones de parto. Si eliges parto vaginal (y el doctor cree que es posible), recuerda que es posible que surjan dificultades que requieran realizar una cesárea, pues el parto del embarazo múltiple puede ser más complejo que uno de un bebé. Sin embargo, si el embarazo fue controlado en forma sistemática, la mayoría de las complicaciones pueden ser previstas con anticipación.

Cuando se acerque la fecha, lo más probable es que la forma del parto dependerá de la posición fetal en la que se encuentra cada bebé, la edad gestacional y el estado de salud de la mamá y ellos. Además, es común que los mellizos/gemelos nazcan prematuros (antes de las 37 semanas).

Debido a que en los partos múltiples existe mayor probabilidad de que se produzca inercia uterina, es decir, que el útero no se contraiga lo suficiente después del parto, es importante tomar medidas para prevenir hemorragias por parte del equipo médico.

Una vez en casa

Muy bien, ya superaste una gran parte. Estás en casa con tus bebés… y ahora, ¿qué? Los bebés múltiples tienen las mismas necesidades que los demás recién nacidos, sin embargo, tal vez necesiten más descanso y apoyo, sobretodo si son prematuros. Tómate tu tiempo para disfrutarlos y pide ayuda cuando la necesites.

Los primeros días suelen ser los más difíciles para los padres de mellizos. Especialmente en cuanto a la alimentación, un tema que puede ser abrumador. Si decides amamantar le estarás entregando leche materna, la cual contiene los nutrientes adecuados para tus bebés, especialmente si son prematuros pues se digiere más fácilmente que el preparado de fórmula. 

Además de los beneficios para la salud de los recién nacidos, la lactancia materna probablemente sea la manera más cómoda y económica de alimentarlos. Cuando comiences con la lactancia en tándem (más de un bebé) elige la manera que más te acomoda a tí y a tus bebés. A algunas les resulta cómodo amamantar a ambos al mismo tiempo, un pecho para cada uno, otras prefieren amamantar a cada uno por separado, etc.

Algunos consejos para producir la leche necesaria para alimentarlos son:

  • comienza inmediatamente después del nacimiento y mientras más a menudo amamantes, más leche producirás;
  • si no puedes amamantarlos de inmediato, empieza a extraerte leche para establecer la producción. Esto también te ayudará en un futuro pues permite que otras personas puedan cuidarlos y ayudarte con la alimentación.

Adaptarse a amamantar a hijos múltiples puede ser difícil, pero si tienes problemas consulta a un especialista en lactancia. Se paciente contigo misma y con tus bebés.

 

Shares
Share This