Señales de que mi hijo entró en la pubertad antes de tiempo

May 6, 2021

La pubertad es un periodo de transición entre la infancia y la adultez, y suele ocurrir entre los 9 y 14 años de edad. Sin embargo, en algunos casos puede presentarse antes de tiempo: a esto se le llama pubertad precoz. ¿Cómo saber si mi hijo ya está en esta temida etapa?

Quizás empiezas a notar que tu hijo ya no es tan niño como antes: comienzan a aparecer señales sexuales, como aumento de pecho si es mujer, y quizás también señales conductuales (ya lleva más de un portazo…).

¿Qué ocurre si se presenta antes de la edad promedio? ¿Tiene algún riesgo para la salud y desarrollo de los hijos? ¿Me debo preocupar si mi hija tiene la menstruación tempranamente?

En las niñas, la edad promedio en la que comienzan la pubertad es a los 10 años, y en los niños es a los 11. La pubertad precoz ocurre cuando el cuerpo de un niño se empieza a transformar en el de un adulto demasiado pronto.

La pubertad precoz

La pubertad comprende el crecimiento acelerado de huesos y músculos, cambios en la forma y el tamaño del cuerpo y el desarrollo de la capacidad reproductiva. La pubertad precoz ocurre cuando los signos de la pubertad empiezan a los 8 años en las niñas y a los 9 años en los niños (o antes).

En casos excepcionales, es signo o consecuencia de un problema de salud. Ciertas afecciones como una infección, trastorno hormonal, tumor o lesión cerebral puede desencadenar una pubertad precoz.

Los síntomas de la pubertad precoz son similares a los de la pubertad normal, pero se manifiestan antes:

En las niñas: 

  • Desarrollo progresivo de los senos.
  • Aceleración del crecimiento.
  • Primera menstruación temprana (antes de los 10 años).
  • Crecimiento del vello púbico, axilar y/o facial.
  • Acné.
  • Olor corporal.

En los niños:

  • Aumento del tamaño de los testículos y del pene.
  • Aumento de la musculatura.
  • Mayor vello corporal (pubis, axila y/o rostro).
  • Aceleración del crecimiento.
  • Cambio de voz (agravamiento u oscurecimiento).
  • Acné.
  • Olor corporal.

Si estos síntomas aparecen en niños o niñas menores de ocho años, es aconsejable acudir al pediatra, para valorar si hay que frenar o no la evolución de la pubertad, o si se trata de una enfermedad.

También hay señales de comportamiento que pueden reflejar que el niño o niña está presentando pubertad precoz, como la rebeldía poco común en niños más pequeños, o un temperamento que puede tener que ver con los cambios hormonales y el autodescubrimiento.

Posibles causas de la aparición de una pubertad precoz:

  • Agilización del proceso por genética.
  • Factores ambientales, como la nutrición, nivel de ejercicio físico o nivel socioeconómico.
  • Anomalía en la glándula pituitaria o en el hipotálamo.
  • Las glándulas que producen hormonas sexuales empiezan a funcionar por sí solas, antes de lo normal.
  • Problemas más graves, como un tumor o traumatismo.
  • Problemas en la glándula tiroidea.
  • Obesidad: los niños o niñas con sobrepeso significativo tienen un mayor riesgo de desarrollar pubertad precoz.

Las niñas tienen muchas más probabilidades de tener una pubertad precoz.

Posibles consecuencias negativas

Hay algunas “complicaciones” que pueden derivar de presentar una pubertad precoz:

  • El aumento de estatura se detiene. El estirón precoz lo puede hacer antes en comparación con sus compañeros, pero puede dejar de crecer demasiado pronto.
  • Puede ser difícil para el púber desde un punto de vista social y emocional. Se produce una maduración psicológica temprana que puede presentar problemas de inadaptación con sus pares. 
  • Emociones y comportamiento: puede cambiar más en los niños con pubertad precoz. No está preparado para gestionar los cambios físicos y emocionales.

Es importante que los padres acompañen y entiendan a su hijo, y le expliquen lo que está pasando de manera sencilla. Se debe estar atento si está teniendo problemas con sus pares o si le está afectando emocionalmente. 

Evita hacer comentarios sobre su aspecto físico y apoya sus intereses.

Recuerda consultar con un especialista si crees que tu hijo presenta pubertad precoz. Quizás recomiende algún tratamiento para apaciguar los efectos negativos.

Shares
Share This