Recomendaciones para viajar en avión con niños

Mar 3, 2021

Viajar con bebés y niños en avión puede ser todo un desafío, especialmente si es un vuelo largo. Tener en cuenta algunos preparativos puede marcar la diferencia y aliviar la tarea de mantenerlos entretenidos y cómodos.

Planear los viajes familiares de manera diferente, considerando las edades y necesidades de cada pequeño, puede ayudar a que el paseo no se haga largo ni tedioso

El avión puede poner nervioso a los padres: qué hacer si no para de llorar, cómo hacerlo dormir, con qué se puede entretener, cómo evitar que se sienta mal… son muchas las cosas que pueden salir mal. 

¡Tranquilo! Algo de preparación por adelantado puede ayudar a que el bebé, tú y los demás pasajeros tengan una mejor experiencia.

Consejos para tener un viaje más ameno

Primero que todo, se debe tener en cuenta que no se recomienda que los bebés recién nacidos viajen en avión, pues aumentan el riesgo de que se contagien de enfermedades infecciosas. 

Los bebés prematuros y/o con enfermedades crónicas del corazón o pulmones, pueden experimentar problemas debido a los cambios del nivel de oxígeno del aire de la cabina. Consulta con un pediatra antes de viajar en avión.

Además, infórmate acerca de las vacunas necesarias para el lugar de destino. Recuerda que la mayoría de las vacunas no pueden administrarse antes de los 6 meses de edad.

Te recomendamos leer las políticas y condiciones de las aerolíneas para viajar con niños y elegir la más conveniente en función del tamaño del avión, tarifas y preferencias que tienen los infantes a la hora de viajar.

Otros tips que pueden ayudar durante el viaje en avión:

Elección del asiento

La edad del niño influye en el modo en que viajará. Los menores de dos años pueden viajar en el regazo de un adulto ya que no suelen pagar pasaje (solo tasa de embarque). 

Hay distintas opiniones al respecto… Algunos dicen que pedir los asientos de adelante es lo mejor ya que hay más espacio, sin embargo, en algunos aviones los apoyabrazos de esos asientos no se levantan, ojo con eso.

Otros prefieren los asientos más cercanos a los mudadores o baños, e idealmente tener un asiento en el pasillo para poder pasar fácilmente a realizar un cambio de pañal.

Ciertas aerolíneas te ofrecen una cuna para bebés menores de 7 meses, la cual se coloca al frente de los asientos de adelante. Se debe solicitar con anticipación.

Matar el tiempo en…

Para entretener a un niño en un vuelo o intentar que se quede quieto el mayor tiempo posible, debes ser flexible y ofrecerle lo que ya sabes que funciona y le gusta mucho. El objetivo principal es evitar llantos, pataletas y movimiento excesivo y constante.

Una vez arriba, una buena idea es dar una vuelta de reconocimiento por el avión, explicarle para qué funcionan las cosas y quiénes son los miembros del personal. Una vez en su asiento, anímalo a mirar por la ventana: puede ser el mejor entretenimiento. 

Recuerda que muchos aviones tienen una pantalla con centro de entretenimiento para los pequeños, con juegos y películas. No seas tan rígido en cuanto al tiempo frente la pantalla: no es el momento para eso. Sin embargo, no se lo ofrezcas inmediatamente, deja esta herramienta de distracción para cuando lo necesite.

Llévale un juguete o muñeco que le guste mucho, para que se sienta cómodo. Si le gusta pintar, no te olvides de tener lápices y papel a mano. 

Déjalo explorar: hay veces en que se entretienen con lo que menos pensabas, como moviendo el apoya brazo del asiento o mirando al niño de la fila de atrás. No te recomendamos llevar un juguete muy sofisticado, grande o con piezas pequeñas, pues el espacio en el avión es pequeño y no vas a querer estar recogiendo piezas.

Otra opción puede ser llevar algún objeto nuevo, que le llame la atención y el interés le dure lo más posible. Así estarás asegurando al menos unos minutos de distracción. 

Mudador y baño

Cámbialo antes de subir al avión, aunque esto no garantiza que haya que cambiarlo durante el vuelo, especialmente si es muy largo. La mayoría de los aviones tiene mudador en el baño o en algún sector del avión. Si te sale más cómodo, lleva un mudador portátil para cambiarlo en el propio asiento. 

Si estás viajando solo con un bebé o niño pequeño y quieres ir al baño, puedes dejarlo con uno de los asistentes de vuelo. Otra opción es llevar un fular para llevarlo contigo al baño.

Qué llevar a mano

El equipaje en el avión es un asunto importante, y casi nunca sobra. Si andas con un bebé, es importante usar ese espacio para cosas claves del bebé que podría necesitar durante el vuelo. 

  • Manta.
  • Toallitas húmedas.
  • Pañales.
  • Comida, bebida, leche.
  • Mamadera y chupete, si es que usa.
  • Juegos y otros objetos de entretención.
  • Ropa extra por si necesitamos cambiarlo.

Dolor de oídos

Es un tema que puede aterrorizar a algunos padres. El mayor problema con los oídos tapados es en el aterrizaje, debido al cambio repentino de presión atmosférica, aunque algunos también lo sufren en el despegue. Hay ocasiones en que se soluciona con una mamadera o chupete, ya que la succión puede ayudar.

También se recomienda darle pecho durante el despegue y aterrizaje. Si son más grandes, puedes ofrecerle un caramelo masticable en ambos momentos.

Si el bebé tuvo una cirugía o infección del oído hace poco tiempo, pregunta a su médico si puede viajar en avión.

Otros consejos

  • Vístelo con la prenda más simple y cómoda, idealmente su pijama. Además, hay que considerar que la temperatura en un avión puede variar mucho, por lo que es una buena idea vestirlo con capas
  • Trae una bolsa vacía por si es necesario guardar su ropa sucia.
  • Elige un vuelo en el horario que usualmente duerme, o considera retrasar una siesta hasta que sea hora de viajar. 
  • Pide ayuda: la mayoría de las personas pueden simpatizar con un encargado de un bebé a bordo. No solo pide ayuda a los asistentes del vuelo, sino también a los pasajeros que te rodean.

Y el consejo más importante y esencial es: ten paciencia y empatiza con él. No te preocupes por el qué dirán, estás con un bebé y tanto él como tú tienen el derecho de viajar. Es un niño, a veces se ponen molestos y todo el mundo lo sabe. Pero para calmarlos, primero debemos estar tranquilos

Shares
Share This