Recetas saludables para matar la ansiedad

Abr 9, 2020

Estas semanas de cuarentena pueden generar un cambio en la rutina con un sinfín de efectos en nuestro ánimo, relaciones interpersonales, trabajo y salud. Es importante mantener la calma y realizar actividades que contribuyan a nuestra estabilidad. La cocina puede ser una de ellas, convirtiéndose en una actividad familiar, con resultados deliciosos y, a veces, saludables.

Ansiedad y comida

La ansiedad es un trastorno que se expresa como miedo intenso y excesivo ante situaciones cotidianas. Puede venir acompañado de taquicardia, respiración agitada y sensación de cansancio. 

Para muchos, esta crisis sanitaria ha sido un gatillante de sentir mucha ansiedad. Esto debido al miedo y nerviosismo de una situación nueva que produce mucha incertidumbre y cambios en la vida diaria.

Una de las respuestas a este sentimiento de ansiedad puede ser comer excesivamente (aunque a veces puede ser lo contrario). Esto se produce debido al impulso e hiperactividad que puede producir la ansiedad, sumado a estar en cuarentena: no hay una paleta muy variada de actividades que pueden contribuir a calmar la ansiedad. Comer es una acción fácil, rápida y accesible en la mayoría de los hogares.

El ejercicio y una dieta balanceada pueden contribuir enormemente a disminuir los niveles de ansiedad tuyos y de tu familia. Por eso, una muy buena idea es que cocines recetas saludables, así estás cumpliendo dos objetivos: el primero es realizar una actividad recreativa, que puede distraerte del panorama general, y si cocinas con miembros de tu familia, estarás compartiendo y conversando sobre un tema distinto al Covid-19.

El segundo objetivo que se logra es el de tener preparada comida saludable para satisfacer los impulsos de la ansiedad pero a través de alimentos nutritivos y equilibrados.

Ideas de snack

Si te baja un antojo irresistible y quieres satisfacerlo con algo rico y sano, aquí te recomendamos 3 ideas de colaciones que puedes preparar en pocos minutos

1. Palitos de verduras: de zanahoria, pepino, zapallito italiano, entre otras. Corta la verdura en forma de bastones y… ¡listo!. 

*Bonus track: haz una salsa con yogurt natural, crema ácida y ciboulette. Unta los palitos en la crema y le darás un toque especial.

2. Chips de manzana: corta una manzana en rodajas finas. Pon las rodajas en una bandeja del horno (recuerda poner papel de hornear). Puedes espolvorear canela si lo deseas. Hornea a 110 grados Celsius y no olvides darlas vuelta. Están listas cuando lleguen a la textura y dureza que tu quieres. ¡Disfruta el dulzor!

3. Panqueques: tritura 1 plátano y 2 huevos. Vierte esta mezcla en un sartén previamente engrasado. Tapar y girar en unos minutos para que se cocine por el otro lado. Puedes agregarle un poco de cacao si tienes un antojo chocolatoso.

Con ingredientes accesibles

Si estás en cuarentena no puedes salir a comprar a tu tienda favorita los ingredientes especiales que necesitas para la comida todos los días. A veces te las tendrás que ingeniar con lo que tengas en tu despensa y refrigerador en ese minuto.

1. Tortilla de verduras: una salvación. Utiliza todas las verduras que tengas, las que se van a echar a perder luego, etc., al sartén con un poco de aceite de maravilla. Debes además batir el huevo y salpimentarlo. Agrégalo al sartén y da vuelta si es necesario. 

2. Sopa/Caldo de verduras: limpia y pela las verduras (apio, zanahoria, cebolla, zapallo, etc.). Córtalas en trocitos. Sofríe/saltea las verduras en una olla con aceite. Incorpora agua y aliños o hierbas a gusto. Cuece a fuego suave durante cerca de 15 minutos. 

3. Antojo de pan: nada más irresistible que un pan fresco y calentito. Con él puedes hacer tostadas para aperitivos o un sándwich con cualquier ingrediente que tengas en casa. Ir a la panadería todos los días no es la mejor idea en esta época, por lo tanto te enseñamos cómo hacer un pan casero:

  • Mezcla 3 tazas de harina, 1 ¼ tazas de agua, un poco de sal y de aceite. Amasa la mezcla y haz bolitas. Aplánalas muy delgadas y ponlas en el sartén caliente (sin aceite) por lado y lado. Cuando se empiecen a inflar están listas. 

Gourmet y saludable

Para ocasiones especiales o para variar la comida, puedes preparar comidas como si estuvieras en un restorán

1. Palta rellena de atún: una idea de entrada saludable, fácil e irresistible.

Corta por la mitad cada palta y vacíalas. Mezcla todos los ingredientes que quieras usar para el relleno: atún, mayonesa, pasta de pimentón, verduras en trocitos muy pequeños, etc. Rellena cada mitad de palta. ¡Y listo!

2. Mini pizzas de berenjena: más rico que una pizza de comida rápida, y mucho más saludable. Para preparar la berenjena: córtalas  en rodajas gruesas, espolvorea con sal por ambos lados y deja reposar. Después, limpia cada corte con papel absorbente. Colócalas en una bandeja de horno y rocía con aceite de oliva. Hornea por 25 minutos. Retira y agrega salsa de tomate (ojalá casera, salteando el tomate en un sartén por varios minutos) y queso rallado mozzarella (o el que tengas). Puedes agregar encima un poco de cebolla caramelizada o unas tiritas de albahaca sobre cada rebanada. 

Hornea por última vez por 5 minutos para derretir el queso y dorar ligeramente. 

3. Quinoto de champiñón: ¿fan de la quinoa y del rissotto? Pues esta receta es para ti: saltea champiñones en rodajas en una olla con un poco de aceite de maravilla, sal y pimienta. Luego agrega la quinoa previamente lavada. Deja que se sofría no más de 5 minutos, y después agrega el agua (doble proporción que la quinoa). Cuando se haya evaporado casi todo el agua, apaga el quemador y agrega queso parmesano (o el que tengas para rallar) y una cucharada de mantequilla. Revuelve y espera a que se enfríe un poco. Finalmente agrega 200 ml de crema de leche y ya está listo para disfrutar. Puede comerse solo o acompañarse con pollo o pescado. 

4. Limonada casera: para variar del agua o el jugo en polvo que acompaña tus ricas comidas, preparar un jugo de fruta es una opción muy rica y saludable. Exprime el jugo de algunos limones, mézclalo con agua fría y hielo. Puedes usar stevia para endulzar, agregar un poco de jengibre rallado o hojas de menta fresca.

*Bonus track: ¡para los adultos puedes agregar un poco de pisco y batir todo junto para hacer un pisco sour!

Postres para todos

Los postres tienen un papel crucial en la ansiedad y los antojos. Aunque para algunos parece la categoría más difícil de preparar en casa, puedes realizar recetas simples (y no tan calóricas) para que tú y tu familia disfruten un momento dulce.

1. Muffins de frambuesas (u otra fruta): pon dos o tres frambuesas en cada molde de magdalena (no te preocupes, si no tienes moldes individuales puedes modificar la receta acomodándola al molde de horno que tengas).  Tritura 1 plátano y 2 huevos, luego vierte esta mezcla en cada molde, hasta un poco más de la mitad. Hornea a 180 grados Celsius durante 15 minutos.

2. El famoso helado de chocolate: pela 5 plátanos maduros y congélalos por 4 horas. Mezcla y bate en un procesador de alimentos los plátanos congelados junto con 4 cucharadas de cacao, 3-4 cucharadas de leche vegetal y ½ cucharadita de stevia en polvo, hasta que se transforme en una crema helada. Servir de inmediato o guardar en el congelador.

3. Queque de zanahorias y almendras: comienza precalentando el horno a 180 grados Celsius. Ralla zanahoria y mézclala con el jugo de la mitad de un limón. Luego bate 2 huevos con una cucharadita de esencia de vainilla, y agrega almendras molidas, bicarbonato y una pizca de sal. Añade la zanahoria y mezcla todo bien. Aparte debes batir dos claras de huevo a punto de nieve y añadirlo a la mezcla revolviendo. Lleva toda la mezcla al molde y añade un poco de canela. Hornea durante 40 minutos hasta que al pinchar el centro salga limpio el tenedor. Deja enfriar y ¡a comer!

Shares
Share This