¿Por qué tengo flujo con mal olor?

Ene 21, 2019

El flujo transparente es una condición normal en la etapa de madurez reproductiva de la mujer. Fisiológicamente hablando, este líquido cumple la importante función de lubricar y ayudar a que los espermatozoides se desplacen hasta el útero en el proceso de fecundación. El problema está cuando se presentan variaciones anormales en esta secreción.

Si tu flujo vaginal es transparente y sin olor puedes estar tranquila. Pero, en caso de que el olor de este sea desagradable, que el color del mismo se torne amarillo, marrón o blanco; que se produzcan cambios en su textura o se presenten incomodidades en la zona genital o abdominal, entonces debes alarmarte.

Causas del flujo con  mal olor

Como ya te comentamos, tu flujo vaginal debería ser inodoro. Por lo cual, si esta excreción natural  desprende un aroma fuerte, para nada discreto, similar, en algunos casos, al del pescado, debes atender rápidamente este problema, ya que significa que algo anda mal.

Ahora, para evitar esta incómoda y poco saludable situación, principalmente deberías saber cuáles son sus causas. A modo general, un flujo vaginal con olor significa una acumulación de bacterias en la zona, generalmente ocasionada por falta de higiene, uso inapropiado de jabones, toallas y tampones o por enfermedades de transmisión sexual.

También, el flujo vaginal anormal puede presentarse como consecuencia de cáncer de cuello uterino, de la vagina o del endometrio. Por ello, es importante estar pendiente de los síntomas y características particulares del flujo para poder reconocer más fácilmente los problemas de salud que puedas estar padeciendo.

Dependiendo de los cambios de tu flujo vaginal, pueden determinarse las causas que lo originan. Veamos las diferentes tipologías a las que debes estar alerta:

Flujo color blanco con olor

Esta secreción tiende a ser espesa y generalmente se presenta en conjunto con molestias como ardor y picazón. Normalmente se debe a la presencia del hongo candida albicans, el cual está asociado a la infección denominada candidiasis vaginal.

Otra patología que desencadena el flujo blanco con olor es la vaginosis bacteriana, la cual ocurre por la variación en la flora genital. Esta puede aparecer cuando se altera el PH vaginal, ya que las bacterias saludables que en ella se alojan se reproducen de manera desequilibrada, generando una infección.

Flujo color marrón con olor

Es normal que los primeros días después de la menstruación presentes un flujo marrón o con algo de sangre. Sin embargo, cuando este no está asociado al ciclo menstrual y se acompaña de dolor y de molestia al orinar debes prestar atención.

Resulta que el flujo marrón puede representar problemas de salud graves como el cáncer de útero, vagina y endometrio, así como la enfermedad de transmisión sexual conocida como gonorrea.

Flujo color verdoso, grisáceo o amarillento con olor

Al igual que los otros tipos de flujo, las excreciones vaginales  grisáceas, amarillentas o verdosas, vienen acompañadas de molestias físicas como dolor y ardor, tanto al orinar como al tener relaciones sexuales.

La causa principal de este flujo la encuentras en el parásito llamado tricomoniasis, el cual es transmitido sexualmente. En algunos casos, también se presenta con la infección por candida.

Si el flujo se acompaña de fiebre, sangrado vaginal y dolor en el vientre se puede tratar de la enfermedad inflamatoria pélvica, la cual es una afección crónica en la vagina y el útero.

Flujo color rosado

El flujo rosa suele indicar que estás embarazada, ya que ocurre cuando el espermatozoide fecunda el óvulo. En ese momento se combinan los hilos de sangre, que desprende el óvulo al ser invadido por el espermatozoide, con el blanco del flujo vaginal normal.

En cualquier caso, recuerda que esta información tiene una misión netamente orientativa, por lo que para confirmar un diagnóstico, y recibir el posterior tratamiento, debes acudir a tu ginecólogo. Él es el más indicado para evaluar tu cuadro clínico, mediante los exámenes específicos que determinarán tu patología.

Infecciones vaginales

Como ves, la gran mayoría de los tipos de flujo con olor son generados por bacterias y hongos que desencadenan infecciones en los órganos del aparato reproductor de la mujer. Lo bueno es que puedes prevenir estas enfermedades manteniendo hábitos de higiene correctos y una vida sexual responsable, mediante el uso de condón y una pareja estable.

Además de esta premisa, te dejamos algunas recomendaciones para que evites contraer alguna de estas irregularidades en tu zona vaginal, y por supuesto, para que no tengas que pasar por la incómoda situación de un flujo vaginal con olor:

  • Lava tu zona vaginal una a dos veces al día con mucha agua y una gota de jabón con PH neutro
  • No frotes o hagas demasiada fricción en la zona durante la higiene de la misma
  • Seca muy bien el área con una toalla limpia antes de vestir tu ropa interior
  • Usa ropa interior limpia, preferiblemente de algodón
  • Evita el uso de prendas muy ceñidas que hagan presión en la zona pélvica
  • No uses paños húmedos o papeles perfumados que puedan alterar el PH de la zona vaginal
  • Cambia a tiempo las toallas higiénicas y tampones
  • Protégete con condón durante las relaciones sexuales, especialmente si no tienes una pareja estable
  • Consume alimentos como el yogurt con cultivos probióticos

Tratamientos para la infección vaginal

Si la causa del flujo con olor se debe efectivamente a una infección, debes saber que los tratamientos básicamente se centrarán en combatir el hongo o las bacterias que la originan. En este caso se hace uso de antibióticos y antifúngicos, los cuales pueden ser administrados vía tópica (aplicados en el canal vagina), vía oral, o intravenosa en casos más crónicos.

Finalmente, recuerda que siempre que tengas un flujo vaginal con olor, debes acudir al ginecólogo. La mayoría de estas anomalías se curan rápidamente, siempre y cuando sigas el tratamiento médico indicado.

Shares
Share This