¿Qué puedo hacer para elegir el sexo de mi bebé?

Jul 23, 2020

A pesar de que no se puede predeterminar el sexo del bebé con un acierto del 100%, hay ciertas técnicas que podrían aumentar las probabilidades de tener un niño o niña según el día que concibas y otros factores influyentes. ¿Quieres intentarlo? Aquí información que puede ayudarte.

Uno de los sueños más grandes de algunos padres es poder elegir el sexo de su hijo, ya sea por la estructura familiar que desean (mujer o hombre mayor, por ejemplo) o si ya tienen hijos de cierto sexo y buscan el otro. ¿Puedo elegir su sexo? ¿Qué puedo hacer para aumentar las probabilidades?

¿Qué determina que tu hijo sea niño o niña?

Primero que todo, debemos entender por qué ciertas personas son hombres y otras mujeres. Para eso debemos enfocarnos en los cromosomas: el ser humano tiene 23 pares de cromosomas. Entre ellos hay un par que determina el sexo: las mujeres tenemos el par XX y si es hombre será XY. 

Al juntarse el óvulo y el espermatozoide, se junta el cromosoma X que aporta el óvulo con aquel que aporta el espermatozoide: en su caso, puede ser cromosoma X o cromosoma Y. Por lo tanto, es el espermatozoide el que determina el sexo del futuro bebé. Si aporta el cromosoma X, será mujer (XX). Si aporta el cromosoma Y, será hombre (XY).

Esta “elección” del cromosoma que tiene el espermatozoide que logra fecundar el óvulo ha creado un equilibrio natural en cuanto a la población mundial: cerca del 50.5% es hombre y 49.5% es mujer. ¡La naturaleza es perfecta!

Pero… ¿por qué no es 50-50? Pues porque eso sería azar, y no lo es, ya que los espermatozoides Y-X tienen características distintas. Aquellos espermatozoides que llevan los cromosomas Y (masculino) se mueven más rápido, pero son más débiles, por lo que viven menos tiempo que los X (femeninos). Por otro lado, los X son más lentos pero más resistentes, ya que tienen un mayor tamaño.

Factores que pueden influir

Hay dos teorías principales que investigan el aumento de las probabilidades de elegir el sexo del bebé. Estas son:

  1. Teoría Shettles: explica que el día que se mantienen relaciones sexuales es muy determinante si se concibe una niña o un niño.
  2. Método Baretta: este método se basa en la dieta alimenticia de la madre y el momento de concepción.

El doctor Shettles, autor de la teoría, descubrió que los espermatozoides femeninos y masculinos poseen diferentes características. El masculino (Y) es más pequeño, más rápido, pero tiene una vida más corta en comparación al femenino.

  • Basándose en las características de cada espermatozoide, si una pareja mantiene relaciones sexuales cerca de la ovulación, el espermatozoide masculino tiene más probabilidades de alcanzar el óvulo antes que el femenino. Al contrario, tener relaciones sexuales los primeros días fértiles le da mayor probabilidades al espermatozoide femenino pues es más resistente y estaría vivo a la hora de fecundar el óvulo.

Esto hace que sea muy importante saber cuándo la mujer está ovulando. Para ello puedes realizar ciertas mediciones para identificar tus días fértiles, como tomarte la temperatura corporal diariamente, realizar un test de ovulación o usar un monitor de fertilidad.

  • Otro factor que podría influir en el sexo del bebé es la posición sexual al ocurrir la eyaculación. Ciertas posiciones podrían permitir que uno de los espermatozoides nade más rápido y empiece su recorrido más cerca del cuello uterino, por ejemplo. 

 

  • También se ha dicho que las cualidades de la mucosidad cervical y la acidez de la vagina pueden afectar en la sobrevivencia de uno u otro espermatozoide. Es por eso que ciertos alimentos o productos que modifiquen el pH de la vagina pueden afectar en si el ambiente favorece al espermatozoide masculino o al femenino. Esto es la base del método Baretta: la alimentación que tenga la futura madre es importante en función al sexo que se desea tener. 

 

  • Existen técnicas de reproducción asistida en la que se seleccionan los embriones sanos. Al realizar esa selección, el embriólogo podría seleccionar aquellos con el cromosoma que le interesa a los padres, sin embargo la selección de sexo no es legal en muchos países.

Estas teorías no son sostenidas por evidencia científica. Los expertos han señalado que no existe ningún método para influenciar el sexo del bebé. Sin embargo, ¡no pierdes nada en intentarlo!

Técnicas para aumentar las probabilidades de que sea una niña

Si estás buscando que tu bebé sea de sexo femenino, hay ciertos tips (repetimos: no está demostrado científicamente) que podrían ayudarte a aumentar las probabilidades:

  • ¿Qué día del ciclo es mejor tener relaciones sexuales?: para concebir una niña, se recomienda tener sexo uno o dos días antes de ovular, ya que los espermatozoides X (femeninos) son lentos pero persistentes, por lo que serían capaces de llegar al momento de la ovulación
  • ¿Qué posición sexual deberíamos practicar?: sumado a lo anterior, se aconseja realizar el acto sexual en una posición que no permita una penetración muy profunda para no apurar la fecundación
  • ¿Qué alimentos debo incluir a mi dieta?: como comentabamos anteriormente, que el moco cervical sea más o menos ácido es muy importante para que los espermatozoides puedan pasar o no. El método Baretta recomienda comer alimentos que acidifican la flora vaginal si se quiere tener una niña. Esto debido a que el espermatozoide Y es más sensible a la acidez en comparación al X, por lo que este último sobreviviría y llegaría a la trompa. Al menos tres meses antes de la concepción concentrarse en alimentos ricos en calcio y magnesio como leche o yogurt, almendras, repollo, zanahoria, cebolla, huevos, entre otros.
  • Otros tips son que el hombre se de un baño caliente antes de tener relaciones sexuales para dar ventaja a los espermatozoides X, los cuales toleran mejor el calor que los Y.

 

Técnicas para aumentar las probabilidades de que sea una niño

Para tener un niño recordemos que el óvulo debe ser fecundado por un espermatozoide con cromosoma Y. Este último es más rápido pero débil, vive poco tiempo. Considerando estas características y las teorías mencionadas, algunas técnicas para aumentar las probabilidades de que sea un niño son:

  • ¿Cuándo tener relaciones sexuales?: se recomienda mantener relaciones sexuales el mismo día de la ovulación, ya que el espermatozoide Y es más rápido y el óvulo está justo saliendo de su folículo.
  • ¿Qué posición sexual?: como vimos, la posición en el momento en que el padre tiene el orgasmo puede aumentar las probabilidades de cierto sexo del bebé. Se debe elegir una posición sexual de penetración profunda para que el espermatozoide nade más rápido y empiece su recorrido más cerca del cuello uterino.
  • Dieta alimenticia: el espermatozoide Y se desarrolla mejor en un entorno alcalino. Por lo tanto, se recomienda comer al menos tres meses antes de la concepción todo aquello que aumente el pH de la mucosidad cervical si se quiere tener un niño. Algunos alimentos que favorecen este medio son los ricos en sodio y potasio como frutas, papas, legumbres, carne, pan y aceitunas, entre otros.

Shares
Share This