Preguntas frecuentes sobre las hemorroides en el embarazo

Feb 16, 2021

Una molestia muy frecuente entre embarazadas, especialmente durante el tercer trimestre, son las hemorroides. ¿Sientes molestia al sentarte o cuando vas al baño? Quizás sea tu caso… 

Un síntoma muy molesto del embarazo puede ser el surgimiento de hemorroides. Es muy común en mujeres, especialmente aquellas que sufren de estreñimiento, y puede ser un tema de preocupación y dolor para muchas.

Aunque no son exclusivas del embarazo, si es una de las causas más comunes. A menudo puede ser un tema tabú y sin mucha información, por lo que aquí te ayudamos a aclarar tus dudas al respecto.

Cómo se si tengo hemorroides

Las hemorroides son venas de tejido intestinal hinchadas en la zona de la parte inferior del recto (ano). Resultan del aumento de la presión en el ano, lo que puede suceder debido al embarazo y/o estreñimiento.

Pueden expresarse como hemorroides externas (hacia afuera del ano) o internas (en la parte inferior del intestino). 

Se producen de manera similar a las várices en otras partes del cuerpo. Cuando se comprime la zona del recto, se evita que la sangre de esta región vuelva al corazón, por lo que la sangre retenida provoca una dilatación de las venas de esa zona, lo que genera una pequeña protuberancia.  

Algunos síntomas comunes de las hemorroides son los siguientes:

  • Sangrado anal (usualmente al defecar).
  • Comezón.
  • Dolor (como estar sentada en un pincho).
  • Bulto pequeño en la zona anal.
  • Dolor al defecar.

Algunas causas de las hemorroides suelen ser:

Por qué son comunes en el embarazo

Cerca del 40% de las mujeres embarazadas sufre de hemorroides en alguna fase de la gestación, especialmente en el tercer trimestre. Veamos por qué:

  • Las venas hemorroidales (del recto) sufren una mayor presión abdominal ejercida por el útero en crecimiento, lo que inflama las venas del recto.
  • El estreñimiento también es un problema común durante el embarazo, lo que contribuye al surgimiento de hemorroides, debido principalmente a la fuerza que se realiza al ir al baño. Al hacer más fuerza, queda más sangre atrapada en las venas hinchadas y puede contribuir a que las hemorroides salgan hacia afuera del ano.
  • Las hormonas del embarazo hacen que las paredes de las venas se aflojen, por lo que son más propensas a hincharse.
  • Si la mujer tenía hemorroides antes del embarazo, tiene más probabilidades de que salgan durante la gestación.
  • El parto vaginal es otro causante de las hemorroides, las cuales aparecen como consecuencia del pujo para expulsar al bebé. 

Las hemorragias rectales no suponen peligrosidad para el bebé. Si no estás segura de que el sangrado sea fruto de hemorroides, consulta con tu médico

Cómo prevenirlas

La clave principal es procurar que las heces estén blandas, para así evitar esfuerzo para defecar y el estreñimiento. Hay ciertas recomendaciones de especialistas para evitar la aparición de hemorroides:

  • Alimentación con alto contenido de fibra para evitar el estreñimiento.
  • Evitar las estadías prolongadas de pie o sentada.
  • Beber abundante agua.
  • Aumentar la cantidad de ejercicio diario apropiado para el embarazo.
  • Nunca aguantar las ganas de ir al baño.
  • Mantener un peso saludable y adecuado. 
  • Evitar alimentos astringentes.
  • Dormir de lado y no sobre la espalda.
  • Realizar ejercicios Kegel ayuda a mejorar la circulación en la zona del suelo pélvico.

Qué hacer para aliviar las molestias

Las hemorroides se pueden tratar con distintos fármacos o cremas indicadas por un médico, e incluso se podría recurrir a una intervención quirúrgica en los casos graves. Sin embargo, durante el embarazo es mejor evitar ambas soluciones.

En la mayoría de los casos, las hemorroides desaparecen con el tiempo, especialmente unos días después del parto. Por mientras, existen ciertos hábitos y alivios naturales que pueden funcionar para calmar el dolor:

  • Baños de asiento con agua templada ayudan a aliviar el dolor.
  • Usa toallitas húmedas para limpiarse luego de ir al baño, ya que es más suave y efectivo que el papel higiénico.
  • La higiene tras defecar es muy importante para disminuir el pico y evitar infecciones. Procurar que la zona no quede húmeda. Limpiarse de adelante hacia atrás. 
  • A ciertas personas les sirve para el dolor aplicar compresas frías, pero nunca hacerlo de modo directo.
  • Evita sentarte por períodos prolongados, y siempre usa un cojín.
  • Quizás un médico indique un ablandador de heces para prevenir el esfuerzo en las evacuaciones.
  • Reposo.

En algunos casos minoritarios, las hemorroides pueden derivar en una complicación mayor, como la trombosis venosa, o indicar una enfermedad intestinal grave. Si el dolor o la inflamación son muy altas, consulta a tu médico.

Shares
Share This