Pechos después de la lactancia: cómo recuperar firmeza

Feb 16, 2021

Luego del embarazo y lactancia, el pecho de la mamá puede quedar flácido y caído. Sin embargo, hay ciertas prácticas y ejercicios físicos que ayudan a devolverle el tono y la firmeza. Aquí algunas ideas.

La distensión de los tejidos mamarios debido al embarazo y lactancia puede variar la forma, volumen y peso del pecho de la mujer, lo que para muchas puede ser antiestético.

Se pueden realizar una serie de ejercicios físicos y otras prácticas diarias para recuperar la forma anterior al embarazo, o atenuar los efectos. 

Efecto de la lactancia en los pechos

La causa del descolgamiento o caída de los pechos no es la lactancia por sí sola, sino que todo el proceso del embarazo. Esto es especialmente notorio en mujeres con pechos grandes.

Los senos están sujetos por músculos y ligamentos. Cuando pasa el embarazo y la etapa de la lactancia, el pecho cambia bruscamente, tanto de forma como de volumen, haciendo que se produzca una distensión en los tejidos mamarios y queden caídos.

Optar por la lactancia materna no es atenuante de los efectos en el pecho: varios estudios han demostrado que una mujer que dio pecho a su hijo en comparación con otra madre que no lo hizo, no presentan mayores diferencias en sus mamas. 

Es el propio embarazo el que modifica los pechos y hace que su volumen y peso aumenten considerablemente, preparándose para la producción de leche. Luego del parto, el volumen de la leche materna acentúa el estiramiento de la piel, lo que afecta aún más los pechos. 

Aunque es prácticamente inevitable, las mujeres podemos cuidar el pecho durante y después del periodo de lactancia, con ejercicios específicos y sencillos para tener un pecho firme y tonificado.

Ejercicios físicos

La gimnasia puede ser un muy buen aliado para recuperar el tono y la firmeza en el pecho después de la lactancia materna. Con constancia en los ejercicios, podrás recuperar el tono.

El esfuerzo debe ser progresivo: al principio haz sólo lo que puedas, y a medida que vayas mejorando aumenta la cantidad, frecuencia y peso de los ejercicios.

Aquí algunas ideas de ejercicios simples para fortalecer los pechos:

  • Elevar los hombros hacia las orejas: mantener esta posición durante alrededor de un minuto. Repite este ejercicios tres veces seguidas con una pequeña pausa entre repeticiones. Puedes hacerlo varias veces al día.

 

  • Pesas: levanta las manos con una pesa de medio kilo o de un kilo cada una y eleva los brazos a la altura de los hombros. Con los brazos extendidos a la altura de los hombres, dobla tu antebrazo y lleva las pesas a tu pecho. Haz 20 repeticiones diarias. 

 

  • Flexiones y planchas: la idea es que todo el esfuerzo lo realicen los brazos, por lo que puedes apoyar los pies en altura. Para realizar la plancha, debes apoyarte sobre los antebrazos y la punta de los pies, con la espalda totalmente recta y cuidando no curvar la zona lumbar.

 

  • Pilates/yoga: estas disciplinas son muy eficientes para fortalecer la zona del pecho ya que involucra muchos ejercicios de brazos y sostener el peso del propio cuerpo.

 

  • Une las palmas delante del pecho: presiona fuertemente, apretando una mano contra la otra. Haz este ejercicio fácil siempre que te acuerdes.

 

  • Natación: ejercicio perfecto para fortalecer la musculatura del pecho. 

Hábitos que pueden ayudar

Además de ejercicios físicos, hay otros hábitos y prácticas que pueden ayudar a ejercitar los pechos y recuperar su forma anterior:

  • Utilizar cremas reafirmantes que se pueden conseguir en farmacias.
  • Aplicar hielo, agua o compresas frías en los pechos. Realizar masajes circulares con hielo por unos segundos. 
  • Los masajes reafirmantes son muy efectivos para tensar la piel. 
  • Remedios naturales como aceite natural de almendra, rosa mosqueta o aceite de oliva mantienen la piel hidratada, nutrida y elástica.
  • Mantener una postura correcta. Evitar inclinar la espalda y los hombros hacia adelante. 
  • Alimentación saludable y beber abundante agua para evitar el sobrepeso.
  • Usar el sujetador adecuado, especialmente al realizar ejercicio físico.
  • Destete gradual: el destete debe ser progresivo para que los pechos tengan tiempo de recuperarse naturalmente, y se vacíen por completo.

Los consejos anteriores deben realizarse con constancia y fuerza de voluntad, y en poco tiempo podrás notar cambios en tu cuerpo. Sin embargo, no te presiones demasiado: ser mamá implica muchos cambios, aprende a querer tu nuevo cuerpo.

Shares
Share This