¿Para qué sirven las mamaderas anticólicos?

Oct 19, 2020

El cólico del lactante es una patología muy común entre los recién nacidos, que se manifiesta a través de un llanto inconsolable. Para reducir los cólicos existen algunos productos especiales que pueden ayudar, uno de esos son las mamaderas anticólicos. ¿Quieres saber cómo funcionan?

El llanto inacabable del bebé puede ser algo común, pero hay veces en que significa que está sufriendo de cólicos. Los cólicos son dolores agudos y espasmódicos en el vientre y en los lactantes suele ocurrir por una succión incorrecta o una intolerancia a algún compuesto de la leche.

Esta patología afecta a entre el 10% y el 40% de los recién nacidos. Para ayudar a mejorar los dolores y prevenir los cólicos, existen las mamaderas anticólicos.

Cólico del lactante

El cólico del lactante es una patología muy común entre los bebés, el cual se manifiesta en un llanto intenso del bebé. No implican ningún riesgo o peligro para el niño que padece los cólicos, y se resuelve de forma espontánea

Sin embargo, el llanto descontrolado suele provocar bastante angustia e incertidumbre en los papás que no saben qué les sucede, disminuyendo así la calidad de vida de la familia.  

Los síntomas principales de los bebés de entre tres semanas y tres meses de edad con cólicos del lactante suelen ser presentar un llanto persistente e inconsolado durante:

  • Más de tres horas al día,
  • al menos tres días por semana, y
  • durante tres semanas o más.

Si estas tres condiciones están presentes, es muy probable que el bebé padezca cólico del lactante. Algunos de los factores desencadenantes de los cólicos y del llanto pueden ser un reflujo gastroesofágico, estreñimiento o intolerancia a la proteína de la leche o lactosa.

Eficacia y funcionamiento de las mamaderas

Las mamaderas, válvulas y tetinas anticólicos no solucionan la patología en sí pero sí pueden contribuir a mejorar y aliviar los cólicos en recién nacidos que se alimentan con mamadera, ya sea con leche en fórmula o materna.

La succión que se realiza en una mamadera normal hace que se produzca un vacío dentro de la mamadera y genera que el bebé trague aire o necesite interrumpir la toma, lo que puede ser una causa de los cólicos.

Los sistemas de alimentación anticólicos permiten que la leche salga con mayor facilidad e imitan con mayor exactitud la succión natural y el pezón del pecho materno. Su diseño permite la entrada del aire al mismo tiempo que sale la leche, por lo que no se produce vacío.

  • Mamaderas anticólicos: son mamaderas dotadas de un sistema de ventilación. Esto crea un circuito que permite que el aire entre mientras el bebé succiona y así se evita que el aire se mezcle con la leche y se creen burbujas durante la toma. De esta manera, el bebé ingiere líquido, no aire. Suelen ser dirigidas a niños menores de 2 meses de edad.
  • Tetinas anticólicos: son tetinas especiales para disminuir los cólicos que se pueden poner en una mamadera normal. Estas tienen una válvula añadida que deja que entre aire a la mamadera y así no se produce el vacío.

Prácticas que pueden ayudar

No hay tratamiento específico para los cólicos pero es importante intentar identificar si hay alguna complicación médica que los esté causando, como una alergia o intolerancia, o si simplemente se trata de cólicos del lactante que se irán solos en un par de meses.

Sin embargo, todos podemos admitir que tener un bebé llorando constantemente puede ser desolador. Para intentar disminuir los cólicos, puede ayudar:

  • Si el bebé no tiene hambre o no quiere estar tomando leche, no forzar la alimentación. Si crees que no está alimentándose lo suficiente, consulta con un médico.
  • Cambiar de postura al alimentar al bebé. Mecerse con él en una silla o pasearlo en brazos de manera frecuente, ya que el movimiento podría tener un efecto aliviador.
  • Intentar hacer eructar al bebé (sacar los chanchitos) a menudo durante y después de las tomas. Frotar su espalda con el bebé boca abajo.
  • Al alimentarlo, procura estar en un ambiente relajado para que el bebé esté tranquilo y no tenga ansiedad. Prueba poniéndole música ya que muchos bebés responden positivamente a los sonidos agradables.
Shares
Share This