5 mitos de la lactancia materna, por la experta Francisca Conejeros

Jun 2, 2021

¡Atención! No te pierdas este artículo si estás embarazada o amamantando a tu bebé: la consejera de lactancia y experta en diversos temas de maternidad, crianza y lactancia, Francisca Conejeros, desmiente y aclara 5 mitos comunes acerca de la lactancia materna, que pueden ser dañinos para nuestra confianza al amamantar y la salud del bebé. 

Mi nombre es Francisca Conejeros, mamá de Luciana (3 años), Lorenzo (1 año), y mi tercer hij@ en gestación. Soy consejera de lactancia certificada por La Comunidad de la Leche, asesora de BLW, educadora de disciplina positiva para la familia y Doula en práctica. Tengo una comunidad en Instagram @crianza.sinpausa de más de 12 mil mujeres, en su mayoría madres, donde comparto información y ofrezco talleres grupales en modalidad online o asesorías personalizadas de diversos temas relacionados a maternidad, lactancia y crianza. 

La lactancia es un acto tan personal como social, por eso el contexto que rodea a la madre tiene directa relación en cómo vive su maternidad. De ahí la importancia de vivir una maternidad informada, ya que son muchos los mitos o datos poco actualizados, incluso por parte de profesionales de la salud que nos pueden confundir. 

Acá dejo 5 mitos comunes sobre la lactancia materna que nos pueden hacer dudar de nuestra lactancia:

Mito 1: “Tienes que preparar el pezón durante el embarazo”

Esto es FALSO: durante la gestación, el cuerpo se comienza a preparar para la lactancia y son las hormonas las encargadas de modificar ciertas estructuras como el tamaño del pecho e incluso hasta el aspecto de la areola que crece y cambia de color. 

En ciertos casos, donde las mujeres tienen pezones invertidos/umbilicados, hay mayor temor de no lograr una lactancia exitosa. Sin embargo, debemos recordar que el acople se da desde gran parte de la areola y no directamente del pezón, por lo que con una buena técnica de lactancia no debería tener mayores dificultades. 

Es por esto que, durante el embarazo, la mejor preparación es la información ya sea con lectura sobre el tema, asistiendo a talleres grupales o tomando un asesoría personalizada prenatal. 

Mito 2: “La lactancia duele, tienes que aguantar”

Esto es FALSO: no se debe normalizar el dolor en la lactancia, ni el primer día ni el último. Si hay dolor se debe revisar el motivo para poder corregirlo a tiempo. No tienes que aguantar y para eso es importante que pidas ayuda

Además el dolor o el estrés pueden inhibir la oxitocina que es la hormona encargada de la salida de la leche, por lo que puede tardar más en salir y el bebé se puede desesperar en la espera mientras succiona.

Dar pecho es algo que harás muchas veces al día durante mucho tiempo, por lo que es fundamental que te sientas cómoda y a gusto ya que tiene que ser placentero tanto para ti como para tu bebé.

Mito 3: “El bebé debe tomar 10 minutos por lado cada 3-4 horas”

Esto es FALSO: la lactancia debe ser a libre demanda, esto quiere decir sin horarios ya que es el bebé quien decide cuándo y cuánto comer

El correcto vaciamiento del pecho hará que la producción se adapte a las necesidades del bebé; si no se está vaciando de forma adecuada la producción puede comenzar a disminuir. Además, se debe vaciar bien el primer pecho antes de ofrecer el segundo ya que la leche rica en grasa está al final de la toma. 

También es importante recordar que los bebés no solo maman por hambre, ya que el pecho es mucho más que alimento: también es contacto físico que les da seguridad, contención, los ayuda a conciliar mejor el sueño, etc. 

Mito 4: “Tienes que tomar mucha agua para que tengas más leche”

Esto es FALSO: no necesitas tomar ni comer nada especial o en grandes cantidades para tener más leche, ya que la producción responde a la succión, eso quiere decir que a mayor succión, mayor producción. 

Por lo tanto, si tu bebé se alimenta a libre demanda con una correcta técnica de lactancia que permita la adecuada transferencia de leche, tendrá disponible lo que necesite

Mito 5: “Tienes la leche delgada”

Esto es FALSO: una de las grandes ventajas de la leche materna por sobre cualquier fórmula infantil es que la leche materna es un fluido vivo que cambia y adapta la composición de acuerdo a las necesidades de tu bebé, incluso cambia de composición a lo largo del día, y durante la noche se adapta para favorecer el sueño. 

Si extraes es probable que observes que se separa en 2 capas: una que se ve más aguada y otra más concentrada. De ahí la importancia de vaciar el pecho correctamente y ofrecer a libre demanda, puesto que lo primero que toma tu bebé es la primera fase (más aguada que lo hidrata) y luego conforme avanza la toma va a consumir la leche que tiene mayor porcentaje de grasa, que lo ayudará con su aumento de peso.

Shares
Share This