Lactancia materna exclusiva. ¿Cómo hacer que sea una etapa maravillosa?

May 22, 2019

El proceso de amamantar, al igual que la mayoría de lo que nos entrega la naturaleza, es un regalo para el ser humano que equivale a bienestar y salud. En seguida te explicamos qué es la etapa de la lactancia materna exclusiva y por qué es especialmente buena para ti como madre y para tu bebé.

La lactancia materna exclusiva durante la maternidad

Lo primero que debes saber es que la leche materna es el único alimento que necesita tu guagua durante sus primeros meses de vida. Por esta razón se habla de la lactancia materna exclusiva. Al amamantar a tu bebé le suministras todos los nutrientes que este necesita para su desarrollo.

Los especialistas recomiendan mantener la lactancia exclusiva hasta los 6 meses de vida de tu guagua y, a partir de allí, podrás iniciar la alimentación complementaria; incorporando a su dieta papillas, compotas y purés naturales de algunas verduras y frutas.

Sin embargo, debes tener en cuenta que la leche materna sigue siendo necesaria para tu bebé luego de los 6 meses; por lo cual se recomienda extender la lactancia por lo menos hasta completar el primer año de vida.

Por otro lado, es importante que, antes de introducir un alimento en la dieta de tu bebé, consultes con el pediatra para evitar riesgos de alergias o problemas gastrointestinales.

¿Por qué es importante amamantar al bebé?

El solo hecho de amamantar a tu guagua trae muchos beneficios para su salud física y emocional. La leche materna contiene los nutrientes y anticuerpos que su cuerpo frágil e indefenso necesita para sobrevivir fuera del vientre.

Pero no solo tu bebé se ve beneficiado, ambos pueden disfrutar de las grandes ventajas de la lactancia:

  • Sentimientos positivos de felicidad, amor y relajación. Principalmente por la liberación de las hormonas de oxitocina y prolactina.
  • Favorece la recuperación posparto. Durante la lactancia el tamaño del útero se contrae gracias a la liberación de oxitocina;  ayudando a recuperar la figura del vientre y el peso normal de la madre.
  • El sangrado posparto (loquios) disminuye y puede llegar a tardar menos tiempo, a diferencia de las madres que no amamantan.
  • Vínculos emocionales fuertes. Tanto tu bebé como tú sentirán que hay una mayor conexión y un sentimiento de amor que crece y que perdurará toda la vida.
  • Retarda el regreso de la menstruación, con lo que también se puede reducir el riesgo de un nuevo embarazo. Esto sucede especialmente antes de los primeros 6 meses del nacimiento de tu bebé y siempre que la lactancia materna sea exclusiva e ininterrumpida.
  • Evita infecciones y enfermedades como la meningitis, otitis, asma, obesidad y desnutrición.
  • Ayuda a la correcta digestión de tu bebé y evita la acumulación de gases.
  • Reduce el riesgo en la madre de sufrir de cáncer de seno u ovario, según lo demuestran los estudios científicos.
  • Facilita tu descanso nocturno, al no tener que levantarte a preparar mamilas cuando tu bebé despierta en la noche con hambre.
  • Evita gastos en leches de fórmula, mamilas y demás elementos para este tipo de alimentación.
  • Hace más ligeras tus salidas fuera de casa con tu guagua, al no tener que llevar pañaleras repletas de termos, mamilas, tarros de leche de fórmula y más.
  • Es ecológica gracias a que no genera desperdicios o desechos como lo llegan a ser las mamaderas, tarros de leche y los productos utilizados para la limpieza de estos.

Sin duda, la lactancia materna exclusiva ayuda a que tanto tú como tú bebé se adapten mejor el uno al otro, y a que se tornen más fuertes y saludables, en este proceso tan especial.

Tips para acomodar y dar de comer a tu guagua

Aunque a veces nos parece que tenemos muchos conocimientos sobre la maternidad, antes de dar a luz, la verdad es que hay mucha información que desconocemos y que solo hasta que se presentan los inconvenientes empezamos a buscar.

Uno de los datos que muchas obvian es la manera de amamantar a tu bebé correctamente. Lo cual puede representar un grave problema para la lactancia, ya que, si no lo haces adecuadamente, sufrirás a causa de los pezones irritados y tu bebé podría no alimentarse efectivamente en cantidad y forma.

Para hacerlo correctamente puedes tener presentes los siguientes tips:

  • Siéntate de manera que tu espalda y cabeza puedan reposar cómodamente
  • Ubica a tu bebé frente a ti, procurando que su cabeza quede más alta que el resto del cuerpo
  • Con la mano empuja el pezón dentro de su boca, asegurándote de que lo agarre generosamente
  • Revisa que la punta de la nariz y el mentón de tu guagua toque tu pecho, cuidando que no se obstruya totalmente la entrada de aire por sus orificios nasales.

Consejos para evitar el dolor de espalda y malestar en los pezones

Ahora, sabemos que, especialmente durante los primeros meses de vida de tu bebé, tendrás que hacer un esfuerzo mayor para elevarlo hasta tu pecho y lograr que conserve la mejor postura de succión. Para facilitarlo ten en cuenta lo siguiente:

  • Ayúdate con los cojines de lactancia; te facilitarán ubicarlo en una posición más cómoda y a mayor altura, sin que tengas que hacer tanto esfuerzo para elevarlo.
  • Utiliza cojines ortopédicos, en forma de cuña o triangular, para dar mayor soporte a tu espalda mientras amamantas.
  • Intenta siempre mantener la columna recta.

Otro de los posibles inconvenientes que podrías presentar durante la lactancia exclusiva es el de los pezones irritados. Como te decíamos anteriormente, este ocurre cuando tu bebé no está ubicado correctamente para succionar, o cuando él presenta problemas mecánicos con su mordida, lengua o maxilares, que le impiden tomar efectivamente el pecho. En estos últimos casos debes consultar con el médico, quien te podrá ayudar a identificar el problema y tratarlo.

Para otros casos puedes aplicar las siguientes recomendaciones:

  • Hidrata muy bien tus pezones con cremas, especialmente las que contienen lanolina
  • Colócate compresas de frío y calor para descongestionar y aliviar. Puedes utilizar las compresas Multi-Mam, las cuales son especiales para aliviar los pezones irritados, con fisuras, inflamados y sensibles
  • Masajea tus pechos de manera que la succión para tu bebé sea más sencilla y menos fuerte

Disfrutando la lactancia

Con toda esta información ampliada, sobre la importancia de la lactancia materna exclusiva, para tu salud y la de tu bebé, ya no queda más que disfrutar de este proceso. Realmente se pasa muy rápido y a la mayoría puede hacerle falta el contacto y el momento tan cercano que representa amamantar.

Cuida siempre que este momento siga siendo especial, ubícate en un lugar cómodo para los dos, mantén un ambiente tranquilo, pon música que te agrade en un volumen moderado, respira suave y profundamente, contempla a tu guagua y disfruta. ¡Haz que sea inolvidable!

Conclusiones

La lactancia materna exclusiva es un regalo de la naturaleza con beneficios incomparables para ti y tu bebé. No permitas que molestias como el dolor de espalda o de pezones opaquen lo especial de este momento, teniendo en cuenta las recomendaciones sobre el cuidado de los pezones, la correcta postura tuya y la de tu bebé, así como el fomento del ambiente ideal.

Shares
Share This