¿Hay edad correcta para destetar?

Abr 6, 2020

En la maternidad no hay perfección ni exactitud. Los padres deben averiguar y probar los hábitos y tiempos que les acomode al bebé y a ellos. No hay “edad correcta”, solo recomendaciones y consejos, los cuales pueden ser considerados y puestos en práctica si así se decide. Aquí lo que dicen los expertos.

La fecha de expiración de la lactancia materna

Los beneficios de la lactancia materna exclusiva en un menor de seis meses son incomparables a los de cualquier alimento sucedáneo, pues tiene la mejor calidad de proteínas, aporte de agua, carbohidratos, probióticos, entre otras ventajas en el ámbito de los micronutrientes y vitaminas. 

Para la madre también es recomendable amamantar ya que la etapa de lactancia forma parte de su proceso reproductivo, y tiene importantes beneficios y efectos en la salud de ellas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que a los 6 meses de vida se empiece a dar a los lactantes alimentos complementarios, además de leche materna.  La OMS recomienda mantener esta alimentación mixta (alimentos y leche) hasta los dos años aproximadamente, momento en el cual lo más idóneo sería destetar.

Como se mencionó, es solo una recomendación. Cada vez hay más madres que, apoyadas por especialistas médicos y psicólogos, promueven la lactancia más allá de los 24 meses, incluso hasta los 6 años.

Sin embargo, a pesar de que la leche materna es un alimento irremplazable en la primera etapa de vida, no existe evidencia científica que asegure que la lactancia es eficaz para el desarrollo nutricional de un niño mayor a dos años de edad. Tampoco hay evidencia que corrobore que es dañina. Lo que sí hay que tener en cuenta es que mientras más grande es el niño, más grasa contiene la leche de la mamá, por lo que mayor es la cantidad de calorías que aporta.

Por otro lado, la teoría de Dettewyler, creada por la antropóloga Kathy Dettwyler, explica que la edad natural del destete va desde los 2 a 7 años de edad. Y no es la única experta que piensa algo parecido. De hecho, hay tres teorías que promueven la lactancia extendida, basadas en los siguientes fundamentos:

  • El destete debe realizarse cuando el niño adquiere cuatro veces su peso al nacer (2,5 años).
  • Cuando la edad del niño es seis veces la duración de la gestación (4,5 años).
  • Cuando aparece el primer diente definitivo (a los 6 años).

Hay ciertas señales que pueden ayudar a detectar que el bebé está preparado para el destete. Estas pueden incluir las siguientes:

  • parecer desinteresados cuando están amamantando,
  • tardar muy poco tiempo en cada toma,
  • distraerse fácilmente;
  • “jugar” con el pecho,
  • succionar para consolarse, sin extraer leche.

¿Cómo destetar?

Destetar es el proceso por el cual el bebé pasa de tomar pecho de su madre a nutrirse de otra forma, como tomar mamadera. Se requiere paciencia y comprensión con los tiempos propios de cada bebé.

Esta transición es un período que puede ser delicado, pues pueden padecer problemas de nutrición. Por esto es fundamental que se reemplace por alimentos complementarios apropiados a cada edad, para que así el proceso se produzca sin problemas y de la manera más balanceada posible.

El primer consejo es realizar el destete con tiempo: no tiene que ser un destete drástico, se puede comenzar por destetar durante el día y amamantar durante la noche, por ejemplo. Otro enfoque puede ser reducir las tomas a una por semana, hasta ir eliminandolas por completo gradualmente. En este caso, la producción de leche de la mamá se reducirá por falta de demanda, por lo que si se desea mantener la alimentación de leche materna por mamadera, se debe extraer para así no perder la producción.

Otra técnica para un destete más sencillo es acostumbrar al bebé a la mamadera, dándole mucho antes de intentar destetar. Así, más adelante, el niño estará acostumbrado a succionar la tetina y no será un cambio muy drástico.

Puedes planificar un juego o salida entretenida en el momento en el que le tocaría amamantar para distraerlo. Además, se recomienda evitar el destete cuando el niño está adaptándose a otro cambio, como ir a la guardería o si le están saliendo los dientes.

Otra opción es dejar que el niño decida cuándo destetar. Lo habitual es que el niño vaya dejando de tomar pecho con el paso del tiempo, ya que a medida que un niño crece y adquiere nuevas herramientas sociales y emocionales, se va diluyendo la dependencia con la madre. Cuando siente miedo, el niño es más racional que antes y ya no necesita amamantar para tranquilizarse, hay otros recursos que lo ayudarán.

¿Qué pasa con el apego?

El período de apego es un proceso de vinculación que se produce los primeros meses de vida, y que se puede ir consolidando después del año de edad. La meta es generar un apego seguro, en el cual el niño tiene autonomía coherente a su etapa evolutiva. Esto requiere confianza en ellos mismos para poder separarse de la figura de apego.

Los especialistas reconocen que la lactancia y el apego están muy unidos, se potencian, pero que van por canales separados. Si el destete sucede antes de lo ideal no significa que haya menos apego, o que se va a perder el vínculo

En el mismo sentido, se ha comprobado que la lactancia prolongada no tiene efectos benéficos después de los dos años de edad en el ámbito del apego, seguridad y autonomía. El niño puede recibir cariño, contención y afecto por parte de la mamá de muchas otras maneras aparte del amamantamiento.

Y después de los 6 meses…

La OMS recomienda que a partir de los 6 meses se les dé alimentos complementarios a la lactancia materna, los que deben ser seguros y adecuados, y con la siguiente frecuencia:

  • entre los 6 y 8 meses de edad: 2-3 veces al día.
  • entre los 9 a 11 meses: 3 veces al día + 1 colación nutritiva.
  • entre los 12 y 24 meses: 3 comidas + 2 colaciones nutritivas.

Los alimentos deben proporcionar energía y nutrientes suficientes para cubrir las necesidades alimenticias del niño en crecimiento. 

Aquí una guía que te puede ser útil:

Shares
Share This