Guía para sobrevivir a ser padres por primera vez

Sep 8, 2020

¡Felicidades, van a ser padres! Una vez la adrenalina y emoción baja, sube la preocupación y pánico: un bebé va a nacer en nueve meses y estará absolutamente a cargo tuyo. La vida cambiará y será un reto. Para ayudarte a sobrevivir a la paternidad primeriza, hicimos un manual con consejos que te pueden ayudar.

Los nueve meses de embarazo serán todo un desafío, y más aún los primeros meses en casa con el bebé. Que tengas dudas y preocupaciones no significa que no estés feliz con tu bebé o seas un mal padre. 

Y aunque mucha gente te dará consejos, la primera instrucción es la siguiente: sigue tu intuición y aprende a conocer y escuchar a tu bebé. Cada uno es diferente, y aunque será complicado, con paciencia y sentido común lograrás salir adelante sin morir en el intento.

Los bebés no vienen con un manual de instrucciones, pero nosotros creamos uno para ti. 

9 meses para prepararte

Para calmar tu estrés y ansiedad, una buena idea es anticiparse y prepararse dentro de lo que se puede durante el embarazo. Así te sentirás listo para recibirlo y a la vez empezarás a adentrarte en el mundo del bebé, aprendiendo y conociendo para qué sirve cada producto.

Esto hazlo en las primeras semanas de embarazo, porque en la última etapa es normal que la mujer se sienta sobrepasada físicamente y cansada psicológicamente también. Descansa y no realices actividades que requieran esfuerzo físico.

Haz una lista con las cosas que necesitas hacer, comprar o conseguir, como por ejemplo preparar su habitación o comprar una cuna. Incluye en esta lista esenciales del bebé en relación a su higiene, lactancia o clóset.

Empieza a pensar también qué nombre te gustaría ponerle, para que al acercarse la fecha de parto no estés estresada de que lo llamarán “anónimo”. Dialoga con tu pareja y traten de llegar a un acuerdo que los ponga felices a los dos. 

Con el bebé en casa

Primero que todo queremos dejarte algo en claro: no hay ninguna guía, manual o consejo que pueda ayudarte para lo inevitable. Las malas noches y falta de sueño, el ataque de pánico porque no sabes calmar a tu bebé y él no para de llorar, el miedo a que se caiga o golpee con cualquier cosa, algunos errores de tu parte, etc., nada puede hacer que esto no te suceda al menos una vez. 

Lo anterior es parte de la paternidad. Si te podemos ayudar en algunas nociones básicas del cuidado de un bebé y asuntos que debes estar enterado:

  • Cómo cargar al bebé: aunque algunos te aconsejan cargar al bebé lo menos posible, expertos han indicado que los bebés que son cargados cuando lo piden son más autónomos y con menos problemas emocionalesLos bebés recién nacidos son seres pequeños y delicados, y eso causa ansiedad e inseguridad a quien quiere tomarlo en brazos. Lo primero que debes saber es que debes tomarlo con suavidad y siempre sostener su cabeza y espalda. Acércalo a tu cuerpo para que esté más seguro y acogido.
  • Todo sobre los pañales: debes tener siempre a mano pañales (usará cerca de 10 pañales al día) y toallitas húmedas. Usa crema solo en caso de irritación. Cámbialo en un mudador o lugar apto, con superficie blanda y sin riesgo de que se caiga. Colócalo boca arriba y desnúdalo de la cintura para abajo. Levanta sus piernas y limpia la zona con una toallita húmeda o algodón y agua, desde adelante hacia atrás para no contaminar la zona con heces. Saca el pañal sucio y coloca el pañal limpio. Ajústalo lo suficiente pero sin que le apriete mucho.
  • El llanto del bebé: los bebés lloran, es su forma principal de comunicación. Puede significar que tienen hambre, sed, sueño o que quieren que los cargues. No te desesperes si no se calma enseguida: prueba con distintos movimientos o técnicas, ofrécele leche, intenta hacerlo dormir o tómale la temperatura si tienes dudas de que tenga fiebre. Quizás tenga cólicos o le moleste algo, y quizás nunca lo sepas. Lo importante es tomar en serio su llanto, entender que el bebé está intentando decirte algo, y tal vez solo con tu abrazo se calme. 
  • Pide ayuda: no tengas vergüenza de pedir ayuda, ya sea a la pareja o a un familiar o amigo. La paternidad es difícil, sobre todo los primeros días cuando la mamá está en periodo de puerperio. Debes intentar descansar cuando puedas, y si sientes que no estás descansando lo suficiente, pide que alguien se encargue del bebé mientras tú te tomas tiempo para una merecida siesta
  • Higiene del bebé: el cordón umbilical debe mantenerse seco y sin infecciones. Se caerá por sí solo. Para la mucosidad en su nariz, usa un aspirador nasal para y córtale las uñas cuando tu pediatra te lo indique. Para sus primeros baños, preocúpate de que el agua esté cerca de los 37 grados y limpia bien sus genitales y pliegues con agua. Seca su cuerpo pero sin frotar. No es necesario bañarlo todos los días, pues no se ensucia ni transpira como un adulto. Los baños demasiado largos y con productos no adecuados pueden causar alergia o irritar su piel.
  • Cómo vestirlo: aún no regula bien la temperatura durante sus primeros meses, por lo que una buena medición es ponerle una prenda más de lo que lleves tú. Si hace frío, preocúpate de siempre cubrir bien las manos, pies y cabeza. Elige prendas cómodas y prácticas.
  • Alimentación: aparte de tener los productos necesarios para la lactancia materna, si quieres prepararte o estás teniendo problemas de agarre, puedes acudir a un asesor de lactancia. La leche materna exclusiva es la alimentación más aconsejable para un bebé debido a sus numerosos beneficios.  Luego de los 6 meses podrás empezar a introducir otros alimentos como complemento de la leche. 
  • Controles pediátricos: acude a las revisiones mensuales y lleva el calendario de vacunación al día. El médico llevará un control del crecimiento del bebé y su estado de salud. 
  • Arma tu bolso: ya sea para cuando sales de casa o para guardar todos los esenciales en un mismo lugar, un buen bolso o mochila de bebé puede ser una salvación. Tenlo siempre preparado con ropa de recambio, agua, toallitas húmedas, pañales, algún juguete, una manta, una mamadera, un chupete, entre otras cosas básicas.
Shares
Share This