Guía para padres: el bullying escolar

Feb 26, 2021

El acoso escolar es una forma de violencia entre iguales a partir de las relaciones que desarrollan en la escuela. Experimentar bullying puede tener repercusiones negativas para el bienestar y desarrollo de los niños. ¿Qué hacer como padres?

La intervención de los padres, tanto del acosado como del acosador, frente a una experiencia de bullying escolar, es muy necesaria

El hostigamiento puede ser tanto que los niños pueden dejar de querer ir a la escuela y dejar heridas emocionales profundas en ellos. En situaciones extremas, puede implicar violencia física y amenazas.

Sabemos que no es fácil abordar el problema, por lo que hemos recopilado algunos consejos e información para orientar a los padres a la hora de enfrentar un caso de bullying escolar.

El acoso escolar

Cualquier niño puede ser acosado. Sin embargo, en general los casos de bullying se dan hacia aquellos niños con algún aspecto “diferente”, ya sea porque es el con mejores notas, o peores, por alguna característica física que los hace destacar, o porque tiene pocos amigos, etc.

El bullying escolar se presenta como una burla que causa daño, es constante y desagradable para el niño, cruza la línea y se transforma en hostigamiento. Es un tormento intencional a nivel físico, verbal y/o psicológico.

Hay veces en que los padres son informados por los docentes o por el mismo hijo que está siendo acosado. Sin embargo, en otras situaciones los padres ignoran lo que está pasando. Es importante conocer a los niños, observarlos y prestar atención a su comportamiento para poder reaccionar. 

Los cambios de humor suelen ser uno de los indicativos de bullying, al igual que presentar moretones o signos de golpes, que se muestre triste, temeroso o irritable, entre otras señales.

Algunas razones por la que los niños hostigan a otros:

  • Necesitan una víctima para sentirse más importantes o populares.
  • Imitan el trato que ellos mismos reciben (por sus hermanos mayores, por ejemplo).
  • Ven programas de televisión que promueven la violencia

El primer paso como padres es averiguar si efectivamente se ha producido bullying de parte de o hacia el niño. El acoso se debe tomar con seriedad, no se le debe restar importancia, pues sus efectos pueden ser graves y afectar la seguridad y autoestima de los niños.

Hijo acosado

Saber que tu hijo es víctima de bullying puede ser difícil. Hay que entender que el daño psicológico que genera el victimario impide que la víctima reaccione en su propia defensa, siendo la actitud más habitual la pasividad o escape.

Establecer un canal de comunicación y de confianza con tu hijo es sumamente importante para que él no te esconda situaciones graves y se pueda desahogar.

Algunos consejos para actuar frente al acoso escolar de nuestros hijos son los siguientes:

  • Escucha al niño y dile que no es su culpa que esté siendo acosado. 
  • Evita pedirle que se defienda, al menos de manera directa.
  • Empatiza con él.
  • Asegúrale que tiene derecho a sentirse seguro y feliz, y que estás con él para lograrlo.
  • No le pidas que haga algo a lo que no está preparado o no se siente cómodo.
  • Recuerda y registra las situaciones que te cuenta en las que fue acosado.
  • Pide una cita con el profesor de tu hijo para averiguar si ellos están al corriente de la situación. Informa lo que sabes y pregunta qué medidas se tomarán.
  • Enséñale a tu hijo a minimizar el impacto que tiene el acosador en él, que tenga una actitud indiferente ante la persona que lo acosa. Esto puede ayudar a cortar la situación de acoso pues los acosadores disfrutan de una posición de poder.
  • Acude a las autoridades indicadas si el bullying implica acoso sexual o físico.
  • Ofrece a tu hijo ver a un especialista o psicólogo

Hijo que acosa

Para algunos padres es difícil reconocer algo negativo en la conducta de sus hijos. Si se detecta un caso en que el niño está acosando a otro, es importante contactar a la escuela de forma inmediata para resolver el problema. 

Lo más importante es: nunca usar la violencia con el acosador para reparar el problema. Así, lo único que se genera es incitar aún más la violencia en él, debes enseñar con el ejemplo.

Algunos consejos para canalizar la situación de manera positiva:

  • Investiga las razones de por qué está acosando (celos, discusión anterior, busca popularidad, etc.)
  • Habla con los profesores. Colabora con el colegio en lo que necesiten.
  • Observa a los amigos de tu hijo.
  • Establece un canal de comunicación y confianza con él.
  • No culpes a los demás por la mala conducta de tu hijo. Solo puedes controlar lo que él hace.
  • Canaliza la energía de tu hijo hacia algún deporte o actividad física.
  • Déjale muy en claro a tu hijo que la conducta de acoso no está permitida por la familia. Desapruebas su comportamiento, pero estarás siempre con él y lo ayudarás a superar este mal momento.
  • Enséñale a practicar buenas conductas e intenta que empatice con el compañero que está siendo acosado.
  • Anímalo a que reconozca su error y que pida perdón. Elogia sus avances.

Sabemos que es complicado enfrentarse a una situación de bullying. No intentes solucionarlo solo: acude a los profesores, directos o incluso a un especialista externo que pueda ayudarte a tí y a tu hijo a superar la etapa de la mejor manera.

Shares
Share This