“Fular o no fular”: el porteo de bebés

Mar 12, 2021

Quizás has visto a madres y padres cargando a su bebé en el pecho con una tela, tipo canguros, y piensas: “¡Qué cómodo se ve eso! ¿Será seguro para el bebé? ¡Se ve complicado!”. No eres el único. A continuación te presentamos una guía de uso del fular que puede aclarar tus dudas.

El fular es una tela que puede convertirse en una especie de portabebé. Permite que el adulto tenga sus manos libres y, para muchos usuarios, es más cómodo que las mochilas de porteo.

Permite el contacto físico entre el bebé y su cargador, y entrega mayor comodidad y movimiento al adulto. Cada vez más son los que descubren los beneficios del fular. ¿Quieres ser uno de ellos?

Beneficios del porteo

El porteo mediante un fular es una excelente forma de brindar cercanía, seguridad y estímulos que enriquecerán el desarrollo del bebé. No solo es una opción que entrega mayor libertad y comodidad en comparación al coche, sino que al mismo tiempo estás entregando múltiples beneficios a tu bebé.

Aquí algunos de ellos:

  • Los bebés lloran menos debido a que están en constante cercanía con su figura de apego.
  • Tienen menos cólicos ya que el movimiento ayuda a prevenirlos. La posición erguida favorece la expulsión de gases.
  • Pueden quedarse dormidos con facilidad mientras son porteados.
  • También les permite amamantar en el mismo fular.
  • Crecen seguros de sí mismos, ya que desaparece la sensación de abandono.
  • El contacto físico les calma y beneficia su sistema digestivo.
  • Se ha demostrado que estos bebés comen y duermen mejor.
  • El adulto va erguido y con la columna recta, previniendo dolores de espalda.
  • Favorece el apego y vínculo afectivo. 
  • Entrega mayor comodidad y libertad.
  • Uso eficiente del tiempo: se pueden realizar otras tareas mientras se está cargando al bebé.

¿Qué es y cómo se usa un fular?

Básicamente, un fular es un trozo de tela muy largo (cerca de los 4 metros) que mediante cruces y nudos específicos y variables, permite llevar a los bebés y niños pequeños encima, de modo firme y ergonómico.

Puede ser usado por hombres y mujeres adultas, y llevar a un bebé desde el primer mes de vida y hasta los 3 años (dependiendo de su peso). Como ya vimos, el uso frecuente del fular tiene múltiples beneficios para el bebé, especialmente en sus primeros 9 meses de vida.

El portabebé tipo fular puede usarse en tres posiciones principalmente:

  • Adelante: se recomienda para los primeros meses.
  • A la espalda: ideal para cuando requieres tener las manos bien libres. Se recomienda su uso una vez que el bebé comience a sentarse.
  • A la cadera: le da mayor visión. 

Las últimas dos posiciones se recomiendan cuando el niño es más mayor, puede comunicarse y sostiene bien su tronco y cabeza.

Para corroborar que el bebé queda bien posicionado en el fular, debes notar que su columna se encuentre curvada y bien apoyada, las caderas y rodillas dobladas y las piernas abiertas. El mentón del bebé no debe estar tocando su pecho, y su cabeza debe estar apoyada por completo.

No uses el fular con el bebé mirando hacia el frente pues es una posición inadecuada para su espalda y piernas. 

En este video podrás ver cómo se utiliza un fular con un bebé de un mes de vida, en una posición muy cómoda y recomendada:

Mitos y miedos

Hay ciertas creencias y mitos que han dificultado la promoción de la práctica del porteo  a través de un fular. 

Aquí aclaramos algunas inquietudes:

  • El bebé no está siendo “malcriado” al ser porteado: el porteo ayuda a que los niños crezcan más confiados y seguros. Le entrega confianza porque se siente acompañado, disminuyendo la necesidad de llorar y fortaleciendo la base emocional segura y estable
  • No es peligroso: mientras se utilice de modo correcto y siguiendo las instrucciones, el portabebé es un método muy seguro.
  • No es complicado aprender a ponerlo: como en todos los temas de la crianza, con la práctica te volverás un experto. No necesitas saber hacer nudos ciegos, es más simple de lo que parece y hay muchos videos que te enseñarán a ponerlo las primeras veces.
  • No daña la espalda del adulto: verás que es justo lo contrario. Si te duele la espalda es porque no lo estás usando correctamente. El porteo debe ser cómodo y agradable, sin dañar la espalda pues el peso del bebé queda acoplado a su centro de gravedad.

Consejos de seguridad:

  • Lee atentamente las instrucciones sobre el uso correcto, peso y edad apropiada del portabebé que decidas usar.
  • Si te duele la espalda, es posible que esté demasiado suelto o apretado.
  • No dejes que el mentón del bebé le toque el torso, su nariz debe estar siempre despejada.
  • No saltes, corras o hagas deporte utilizando un fular. 
  • No lo uses cuando viajes en auto o mientras conduces bicicleta.
Shares
Share This