Factores de riesgo que desencadenan la congestión nasal del bebé

Feb 15, 2019

Probablemente, habrás escuchado advertencias como: “no dejes que el bebé salga sin gorro o se resfriará” o «asegúrate de cubrir bien a tu guagua con una manta gruesa antes de salir», pero, ¿realmente exponer a tu bebé en el exterior es un desencadenante de la congestión nasal? La verdad sobre sus causas, así como las maneras de aliviarla, te las decimos en seguida.

¿Por qué tu guagua presenta congestión nasal?

Para empezar, te vamos a contar lo que ocurre cuando tu guagua tiene congestión nasal. Resulta que, la también llamada rinorrea, se presenta cuando los tejidos que cubren la nariz se inflaman, a raíz de un agrandamiento de los vasos sanguíneos de la zona.

Esta inflamación de los tejidos nasales dificulta el paso del aire y, en muchos casos, la secreción nasal y el goteo que pasa por la garganta (síntomas asociados a la rinorrea), también pueden llegar a ocasionar otros problemas como dolor de garganta y tos.

Ahora, la alteración de los vasos sanguíneos puede generarse por:

  • Infecciones virales en el medio ambiente o por el contacto con otras personas contagiadas
  • Enfermedades como alergias
  • Mala higiene

Sin embargo, independientemente de las causas de la congestión nasal, debes prestarle atención, ya que esta puede llegar a:

  • Infectar, debido a la secreción nasal, partes de la laringe y la garganta
  • Obstruir la trompa de eustaquio (cavidad entre el oído y la nariz), ocasionando problemas como infecciones de oído

Aunque la congestión nasal es usual en los niños, adolescentes y adultos, en los bebés tiende a ser más compleja y frecuente, debido a que su organismo aún está desarrollando sus defensas y su sistema inmunológico.

Factores ambientales que causan congestión nasal

Son muchos los peligros que se encuentran en el medio ambiente para la salud y tranquilidad de nuestros guaguas y, en cuanto a la congestión nasal, el asunto no es diferente. Algunos de los factores que la producen son:

  • Virus en el aire y medio ambiente. El aire puede transportar rápidamente infecciones virales.
  • Humedad, espacios poco ventilados y cambios bruscos de temperatura. Los espacios húmedos, con aire muy seco o con temperaturas variables, son el ambiente perfecto para la formación de hongos o moho; cuyas esporas pueden ser fácilmente inhaladas por tu bebé.
  • Polvo, polen y humo. Si estas partículas y emanaciones son aspiradas por tu guagua, pueden inflamarse los vasos sanguíneos de su nariz. No obstante, el polen solo genera congestión nasal si tu bebé es alérgico a él.

Enfermedades que causan congestión nasal

Por otro lado, también existen afecciones relacionadas a la congestión nasal. Algunas de las más comunes en los bebés son:

Rinitis alérgica y otras alergias. Este tipo de patologías ocasionan lagrimeo y picazón en la nariz, además de congestión nasal. Entre los alérgenos que la producen se encuentran el polvo, el polen, la caspa, los químicos con olores irritantes y hasta algunos alimentos.

Resfriado común  y gripe. Estos dos trastornos se transmiten por contagio directo de persona a persona o por el medio ambiente, siendo ambos infecciones virales.

Sinusitis. Bacterias, hongos o virus pueden generar infecciones que inflaman los senos paranasales. En esta afección, la congestión nasal va acompañada de secreciones y dolores en la cara o la cabeza.

Es importante que recuerdes que la causa de la congestión nasal de tu guagua debe ser diagnosticada por el pediatra. Solo él, con su experiencia, chequeos y exámenes, sabrá si esta es de tipo viral, alérgica o si es un síntoma de alguna de las enfermedades que te mencionamos.

Formas de aliviar la congestión nasal del bebé

Debido a la edad de tu guagua, puede que los tratamientos farmacológicos sean el último recurso recomendado por el pediatra. En su reemplazo, hay algunas técnicas y estrategias que podrías aplicar en la fase inicial de la congestión nasal para evitar la formación de infecciones y complicaciones mayores. En seguida te mostramos las más comunes:

  • Limpia la nariz de tu bebé cada vez que sea necesario, con la ayuda de aspiradores nasales, preferiblemente con punta de silicona y diseño ergonómico, que eviten algún tipo de incomodidad o daño en las membranas de la nariz.
  • Practica los lavados nasales con suero fisiológico y estéril, de acuerdo a la edad de tu guagua, podrás aplicarle cuidadosamente con una jeringa sin aguja unos cuantos mililitros de suero, por una fosa a la vez. Ahora bien, si tu bebé es muy pequeño, mojar su nariz con una gota de suero será suficiente.

Aquí puedes ver cómo y cuándo puedes hacer el lavado nasal teniendo en cuenta la edad de tu guagua y el tipo de congestión:

  • Usa un spray nasal descongestionante para bebés, tales como el de la marca Nariklin. Este no tiene aditivos químicos, cuenta con un diseño ergonómico para la aplicación directa en la nariz de tu guagua; tiene propiedades que mejoran la respiración de tu bebé y otros síntomas como el dolor de garganta; además, evita las complicaciones que pueden derivar en sinusitis e infecciones.
  • Eleva la cabeza de tu guagua un poco cuando esté acostado o duerma, esto facilitará la entrada de aire por su nariz
  • Haz que beba mucho líquido como agua, o leche materna (en caso que no haya iniciado la alimentación complementaria)
  • Procedimientos quirúrgicos, en casos menos frecuentes, como el de pólipos nasales, para remover las masas que obstruyen el paso del aire

No olvides que estas recomendaciones forman parte de una guía general, si tu bebé presenta congestión nasal, lo mejor será que acudas al pediatra para que te indique la causa y su tratamiento. Entre más pronto hagas algo para tratar esta afección, menor será el riesgo de que deje de lactar, de dormir o de que sienta dolor, síntomas que podrían terminar desencadenando enfermedades y problemas mayores.

Shares
Share This