¿A los cuántos meses comen los bebés y cómo facilitar este proceso?

Mar 13, 2019 | Bebé

Los abuelos dicen que a los 4 meses, algunos que tan pronto les salga su primer diente, otros que a los 6 meses, en fin. A la hora de definir a los cuántos meses comen los bebés recibimos consejos por doquier. Pero ¿cómo saber a qué edad debes introducir los alimentos a tu bebé? Aquí en Sacaleches.cl te contamos cuándo y cómo hacerlo según los expertos.

El bebé y la alimentación basada en sólidos

Verás, los expertos en salud y nutrición infantil aconsejan que se inicie la alimentación complementaria entre los 4 y 6 meses, de acuerdo al desarrollo particular de cada guagua. A partir de esta edad, generalmente nuestro bebé ya tiene la capacidad para deglutir y digerir algunos alimentos por su cuenta.

Sin embargo, recuerda que la leche materna, o en su defecto, la fórmula láctea recomendada por tu pediatra, debe ser suministrada como único alimento hasta por lo menos los 4 o 6 meses de edad. Pues la leche materna (con menor efectividad la fórmula láctea) es la fuente esencial de todos los nutrientes y defensas que tu guagua necesita para sobrevivir.

Esto quiere decir que, antes de los 4 o 6 meses de edad tu bebé no necesita, ni está preparado, para recibir alimentos diferentes a su leche materna. Por lo tanto, ofrecer alimentos sólidos, antes de esta edad sugerida por los pediatras, expone a tu guagua a un alto riesgo de sufrir alergias alimentarias, asfixia, problemas gastrointestinales y alteraciones del sueño.

Ahora, sí tu bebé ya tiene los 4 o 6 meses de nacido, o incluso un poco más, podrías aprender a reconocer si ya está listo para empezar con la alimentación complementaria basada en sólidos, prestando atención a las siguientes preguntas:

  • ¿Tu bebé muestra atracción por los alimentos que tú o quien lo cuida consumen?
  • ¿Se mantiene sentado con la cabeza estable y erguida?
  • ¿Traga sin dificultad la papilla o alimento especial para su edad (cereal cremoso)?
  • ¿Cuándo le acercas el alimento abre su boca?

Si la respuesta a estas preguntas es sí, lo más probable es que tu bebé de más de 4 meses ya esté listo para comenzar a recibir alimentos complementarios a la leche materna. Ahora, atención con esta premisa de “complementarios”; recuerda que la lactancia debe acompañar la ingesta de alimentos sólidos hasta los 2 años, siendo esta la edad mínima recomendada por los expertos para el aprovechamiento de la leche materna.  

Pero si te preguntas, ¿qué alimentos puedo darle a mi guagua? Pues bien, lo más recomendable es iniciar con cereales como el arroz, la avena, la cebada, el plátano verde, la patata y el choclo. Estos los puedes encontrar libremente en el mercado, para preparar disueltos en agua hervida, en la misma leche materna o fórmula láctea recomendada por el pediatra para tu bebé.

Lo ideal es que introduzcas primero el cereal de arroz, siendo este uno de los que menos riesgo de alergias presenta y el mejor para el estómago de tu guagua. Ten en cuenta que la textura de este debería estar libre de grumos, suave y espeso, hasta el punto que sea fácil de deglutir y tragar para tu guagua.

Luego de los cereales, podrás introducir jugos o zumos de frutas naturales, papillas o compotas de frutas y verduras sin conservantes (cocidas y cernidas naturalmente), especialmente las de manzana, pera, mango, zanahoria y zapallo.

Introduce un alimento nuevo cada semana, para identificar a tiempo posibles reacciones alérgicas de tu guagua hacia cada uno. Esto es muy importante, especialmente si tú o tu familia ya tienen antecedentes de alergias alimentarias.

A los 7 u 11 meses ya podrías variar progresivamente la textura de los alimentos sólidos sugeridos (de puré a pequeños y finos trozos que pueda tragar); también puedes agregar a las cremas de verduras algo de fondo de pollo y carne.

Tips para hacer divertida la hora de la comida

Ahora que ya tienes claro cuándo empezar con la alimentación complementaria y qué alimentos puedes suministrar a tu bebé, lo que sigue es generar un ambiente propicio para que su inicio en este tipo de alimentación sea positivo. Lo puedes lograr así:

  • Sienta a tu guagua junto a todos en la mesa. Usa una silla especial con bandeja y a la altura de la mesa del comedor, de manera que tu guagua pueda ver de frente tu cara o la de quien lo alimenta
  • La risa y el ambiente tranquilo, sin presión, es ideal para que tu bebé reconozca la hora de comer como un momento feliz
  • Permite que tu guagua sienta con sus dedos y manos los alimentos. ¡Deja que se ensucie!
  • Introduce la vajilla para bebé con diseños que le agraden
  • Arma el juego. Por ejemplo, el viejo truco del avioncito que aterriza dentro de su boca les encanta
  • No obligues a tu guagua a comer más de lo que quiere. Ten en cuenta que en un principio podrá recibirte hasta 4 o 5 cucharaditas. O quizás de algún alimento no te reciba ninguna. Dale tiempo para que asimile y defina su gusto por la comida

Implementos interesantes a la hora de comer

A tus bebés siempre les va a encantar amasar los alimentos con sus manos, sin embargo, a los 10 meses, en promedio, ya puedes dejar que use implementos como el vaso antiderrame para el jugo y el agua, el plato y la cuchara.

Ya a esta edad tu guagua tendrá la motricidad y capacidad de comprender cómo y para qué usar este tipo de herramientas. De hecho, puede ser muy divertido para ellos, ya que les encanta explorar y aprender cosas nuevas.

No los cohibas, puede que al principio haya algo de escapes, derrames y manchas. Sin embargo, podrías agregar otros implementos claves como el babero en silicona y con bolsillo de migajas, que aíslan la humedad del pecho de tu bebé.

El mantel de silicona es otro aliado para el aprendizaje de tu guagua y la limpieza, ya que retiene la suciedad, fija el plato a la mesa y es muy fácil de asear.

¿Es lo mismo una vajilla infantil que una vajilla para bebé?

¡No! no es lo mismo. Verás, tanto las vajillas para bebé como las infantiles deben ser, en su modo correcto, elaboradas con materiales libres de BPA derivados del plástico para minimizar riesgo de rupturas y quiebres, además de tener diseños divertidos y apropiados para su edad.

Además de todo lo anterior, la vajilla para guaguas tiene:

  • Proporciones y formas adecuadas a la morfología de tu bebé
  • Los cubiertos y vasos tienen un tamaño y forma especial para sus pequeñas bocas
  • Los bordes son curvos para evitar daños por filos
  • Los vasos tienen tapas y boquillas anti-derrames
  • Los platos están hechos en unos tamaños apropiados para las porciones que ellos requieren
  • Los platos pueden tener ventosas, para asegurarlos a la superficie y evitar que se caigan o volteen

Recomendaciones generales al momento de alimentar al bebé

Ahora que ya tienes toda la lista de lo necesario para iniciar con la alimentación complementaria para tu guagua, restan solo unas recomendaciones finales:

  • No suministres los alimentos en la mamadera a tu guagua. Debes dejar que experimente el sabor y textura directamente
  • No agregues sal ni azúcar a las preparaciones de tu bebé por lo menos hasta los 9 meses
  • Los alimentos deben estar cocidos al vapor (incluso frutas, verduras y legumbres), previamente al tamizaje para la papilla o puré
  • No suministres jarabe de maíz o miel a tu guagua hasta que el pediatra lo autorice
  • NO agregues especias o hierbas a sus alimentos
  • Recuerda que tu bebé necesitará en esta etapa de tres hasta 5 comidas de alimentos sólidos, además de la leche materna
  • La ingesta diaria de leche materna puede disminuir, mientras que las porciones de alimentos sólidos vayan aumentando
  • Enseña a tu guagua el nombre del alimento que le das y háblale sobre estos para que se familiarice
  • Reserva el suministro de leche de vaca, cítricos, maní, nueces, trigo y clara de huevo hasta después de los 12 meses. En el caso de los pescados y frutos del mar, se recomienda su consumo a los 3 años preferiblemente

Para finalizar, te recordamos que debes seguir las recomendaciones del pediatra en el proceso de alimentación complementaria para tu bebé. Él es el más indicado para evaluar la historia clínica de tu guagua; para prevenir y leer las posibles señales de alergias alimentarias; y para aconsejarte de acuerdo a su desarrollo y necesidades nutricionales particulares.

Shares
Share This