¿Qué es el desgarro perineal y cómo tratarlo?

Abr 24, 2019 | Autocuidado

El desgarro perineal ocurre, generalmente, cuando el parto de tu guagua ha sido natural. Entender por qué sucede ayudará a conocer lo que pasó en el cuerpo de la madre, durante este proceso, y cuidarlo correctamente. Te enseñamos qué es, sus causas y consecuencias, y cómo aliviar toda la molestia que puede generar.

Hablemos del desgarro perineal

El desgarro perineal o vaginal es la laceración que sufre el área comprendida desde la vagina hasta el ano, llamada zona del perineo. Este desgarro, como ya te lo indica su nombre, se da de forma espontánea; lo que quiere decir que el tejido sufre un trauma sin intervenciones diferentes a la fuerza ejercida en el proceso de expulsión del bebé.

Los tejidos que se encuentran en esta zona son:

  • Músculo perineal
  • Esfínter externo anal
  • Esfínter anal

Causas y Consecuencias

Cuando comienza a salir la cabeza de tu bebé por el canal vaginal, si la cabeza es más grande de lo que el tejido vaginal puede estirarse, se puede provocar un desgarre que amplíe el canal del parto.

Hay dos razones principales por las que podría no caber la cabecita de tu guagua por el canal vaginal: la cabeza de tu guagua es más grande de lo normal para su etapa de desarrollo o el tejido de la vagina de la madre no tiene la capacidad de estirarse, todo lo que debería, para dar paso al bebé.

Como consecuencia de esto, el tejido del perineo termina desgarrándose, para permitir que la cabeza y los hombros del bebé salgan y que pueda expulsarse el resto del cuerpo del recién nacido.

Ten en cuenta que, en el momento del parto, muchos especialistas logran hacer la apertura del canal para el parto natural mediante una incisión quirúrgica en el perineo (episiotomía); lo cual es preferible al desgarro espontáneo, ya que la herida tendría una orientación y dimensión apropiada, que, por ende, será más sencilla de suturar y curar.

Verás, el desgarro perineal que genera la laceración o herida puede tomar una dirección lateral o central en la zona del perineo y tener una extensión mayor o menor. De acuerdo a esto será la gravedad de la lesión.

Grado I. Cuando solo afecta la piel que rodea la vagina y hasta unos milímetros del perineo.

Grado II. Cuando la laceración alcanza el músculo del perineo o el esfínter externo anal.

Grado III. Aquí la lesión llega hasta el esfínter anal.

Grado IV. Estos abarcan desde el esfínter anal hasta la mucosa rectal, son los más graves y requieren de una cirugía reconstructiva en quirófano bajo anestesia.

En caso de un desgarre de primer grado, muchas veces no se hace necesario suturar, ya que la piel por sí sola se cerrará y sanará. En todos los demás casos, bien sea desgarro o incisión quirúrgica con bisturí en el perineo, se hace necesaria la sutura y, mínimo, una semana de recuperación.

Además de los puntos, existen otras consecuencias que se generan con el desgarro perineal, especialmente cuando es de tipo II o III. Estas pueden ser:

  • Incontinencia fecal
  • Dolor durante las relaciones coitales

¿Cómo aliviar el malestar del desgarro perineal?

Con todo lo que implica el desgarro perineal, incluso en su grado más leve, debes considerar las molestias y las medidas necesarias para superar esta complicación del parto natural. Lo primero que debes tener en cuenta es que debes cuidar la herida, para evitar infecciones o la ruptura de los puntos, de la siguiente manera:

  • Mantén limpia la zona vaginal y del perineo, haciéndote lavados de agua tibia con jabón de PH neutro
  • Seca muy bien tras cada limpieza dando golpecitos con una toalla limpia
  • Usa ropa interior de algodón, amplia y holgada
  • La ropa exterior también debe ser holgada, para permitir el paso del aire, ventilar y ayudar a mantener seca la zona
  • En caso de indicación médica, usa antisépticos como el alcohol
  • Las relaciones coitales durante la recuperación del desgarro, tanto en la etapa del postparto para partos naturales sin laceraciones perineales o por cesárea, están restringidas hasta que el médico te indique

Ahora, como sabemos que la limpieza de la zona del perineo puede ser incómoda y riesgosa, si no se hace correctamente tras cada evacuación de orina o fecal, te recomendamos el uso de la botella de higiene postparto o perineal.

Esta botella tiene un tamaño y peso ligero; además, su forma ergonómica cuenta con un aplicador ideal para hacer llegar el agua tibia a las partes más sensibles y difíciles de alcanzar. Su suave chorro limpia profundamente el área y evita que tengas que hacer una fricción dolorosa para remover impurezas.

Ahora te preguntarás, ¿cómo aliviar el dolor? Esto es lo que debes hacer:

  • Siéntate sobre una almohada, de preferencia las compuestas por material viscoelástico
  • Usa la botella de higiene perineal para la limpieza
  • Aliméntate con productos ricos en fibra y verduras que faciliten la digestión, de este modo será más sencilla la evacuación de heces. Podrías consultar a tu médico para que te recete un laxante que ayude con esto
  • Toma mucha agua
  • Practica ejercicios de suelo pélvico a las 8 semanas del parto o según la indicación del médico, para rehabilitar el músculo del perineo y tratar la incontinencia
  • Bajo consejo médico, podrías necesitar analgésico para el dolor o antibióticos para evitar o tratar infecciones en la herida
  • No olvides asistir al control médico de rigor a los 8 días posteriores del parto

Ahora, en caso de presentar aumento del dolor, mal olor, inflamación o fiebre debes ir al médico de inmediato.

Finalmente, ten en cuenta que aunque el desgarro perineal suele ser algo dramático para la madre, en la mayoría de los casos no presenta secuelas graves, siempre que cuides y trates muy bien la herida y el trauma.

Shares
Share This