Dermatitis del pañal: mi bebé tiene el “potito cocido”

Jul 8, 2020

La irritación en la zona del pañal es una molestia común en el mundo de los bebés: todos los niños presentan cocedura al menos una vez en su vida. Debido a que su piel es muy delicada, se deben seguir algunas recomendaciones para ayudar a prevenir el enrojecimiento o para tratar las molestias de la famosa dermatitis del pañal.

Esta dermatitis consiste en el enrojecimiento en el área del pañal. La irritación es provocada por bacterias que tienen contacto con esta zona húmeda y donde su piel es muy delicada. Es uno de los problemas dermatológicos más frecuentes en bebés

Sin embargo, con el cuidado adecuado, la dermatitis del pañal no debería presentar mayores problemas. Incluso, hay ciertos consejos que pueden ayudar a proteger su piel y curar las irritaciones.

Todo sobre las coceduras

Una cocedura en el potito, llamada dermatitis del pañal, es una irritación en una parte o en toda la zona que suele ser cubierta por el pañal. Se manifiesta en manchas rosadas o rojas, y en casos más severos, descamación y heridas. Esto puede causar picor y dolor en los bebés.

Las causas de que surjan coceduras tienen que ver con la humedad persistente en la zona, sumado a bacterias que vienen de la orina y excremento del bebé. Este ambiente húmedo puede propiciar la acción y proliferación de organismos infecciosos de sus deposiciones, lo que produce erupción en la piel y generan las coceduras.

Hasta alrededor de los dos años, mientras usan pañales, aparecen estas irritaciones en la mayoría de los bebés. No tiene que ver con un descuido de los cuidadores, si no más que nada con factores intrínsecos de la piel y de la zona en específico.

Las causas comunes que llevan a una dermatitis del pañal son:

  • Ambiente húmedo y cálido del potito del bebé al usar pañales: esto propicia la aparición de hongos.
  • Roce al cambiar el pañal: puede irritar su delicada piel.
  • Pañal muy apretado: evita la ventilación y daña su piel.
  • Alimentación complementaria: cuando empiezas a darle alimentos sólidos al bebé, complementando la leche materna, algunos alimentos pueden afectar su pH y provocar irritación.
  • Diarrea: cuando el bebé sufre de diarrea las deposiciones son más ácidas, lo que puede generar dermatitis.
  • Jabón, detergentes o suavizantes muy invasivos: si el bebé es demasiado sensible, pueden irritar su piel. Se recomienda usar aquellos sin perfume o hipoalergénicos.

Algunos síntomas de la dermatitis en la zona del pañal son:

  • Irritación y enrojecimiento.
  • Piel inflamada y tibia al tacto.
  • Manchas rojas que dan picor o, si es más grave, bultos rojos en un área de mayor tamaño (puede alcanzar su vientre y/o muslos).
  • Llanto e irritabilidad, especialmente al intentar cambiarle el pañal.
  • Podría perder el apetito.

Si su irritación presenta bultos grandes rojizos alrededor de un área roja o alrededor de la boca del bebé, podría tratarse de un hongo avanzado, por lo que debes acudir a un especialista.

Consejos para evitar la dermatitis del pañal

Si eres mamá de un recién nacido y quieres evitar que tu hijo sufra coceduras, hay ciertos tips que pueden ayudar a evitar esta dermatitis:

  • Potito descubierto: es recomendable que los bebés pasen algunos momentos al día sin pañal ni nada que cubra su potito y genitales. Esto podría prevenir la aparición de bacterias que surgen por humedad.
  • Cambio de pañal: es importante que le cambies el pañal cada vez que se moja, pues evitas humedad innecesaria y la proliferación de bacterias de la orina. Evitar roce al realizar la muda. 

Usa toallitas húmedas de ingredientes naturales para limpiarle la zona y luego aplica crema especial para proteger el área y evitar el contacto directo de la piel con el pañal. Deja tiempo para que se seque el área antes de ponerle el nuevo pañal y al secar, hazlo con pequeños toques (sin frotar la toalla). Ajusta el nuevo pañal para que le quede cómodo, no lo aprietes mucho para que circule aire.

  • Diarrea o enfermedad estomacal: es muy frecuente que se produzca irritación por la acidez de sus deposiciones. En estos casos debes lavarle el potito con agua tibia en cada muda.
  • Aumentar su consumo de agua: si tu bebé tiene más de 6 meses de vida, ya puede consumir agua. El agua puede ayudar a que las deposiciones de tu bebé sean menos ácidas y así evitar irritaciones. También puedes aumentar su dosis de vitamina C mediante frutas y jugos naturales, ya que estos también alteran la acidez.
  • Baños: al lavar el potito de tu bebé, hazlo solo con agua o con un jabón neutro. Asegúrate de que no queden restos de jabón en su cuerpo.

Si tu hijo ya tiene el potito cocido, no dejes de realizar los hábitos enlistados (usa ungüento, cambia seguido su pañal, mantén aireada la zona, evita roces, etc.). No te preocupes ya que la irritación no debería durar más de 3 días. Si no desaparece o presenta ampollas con pus, acude al pediatra, ya que la dermatitis podría deberse a otra causa que requiera un tratamiento diferente.

La irritación también puede ser…

Quizás lo que piensas que es una cocedura en la zona del pañal por dermatitis, puede ser otra enfermedad cutánea infantil. Las condiciones similares que suelen confundirse con la dermatitis del pañal son:

  • Impétigo: infección cutánea contagiosa que aparece en la zona genital, pero también en su cara y manos. Se manifiesta a través de granitos y costras que pueden causar picazón. Si ves este tipo de llaga, procura que los miembros de la familia se laven bien las manos y llama a tu pediatra. Podría necesitar antibióticos.
  • Dermatitis seborreica: puede afectar a bebés de 1 año de vida. Es una enfermedad cutánea muy común que se manifiesta con manchas rojizas cubiertas con escamas sobre la ingle, genitales y vientre del bebé. Cuando estas manchas aparecen en el cuero cabelludo se llama “costra láctea”. Consulta a tu pediatra para que recete una crema con corticoide.
  • Fiebre militar: se genera cuando la transpiración se acumula sobre la piel y no logra evaporarse. Es común en los primeros 3 meses de vida, y se ve como acné con bultos rosados en los pliegues de la piel en el área del pañal.

Shares
Share This