Lo que debes saber sobre la relación entre dilatación y parto

Ene 25, 2021

¿Cómo saber si estoy dilatando? ¿Me va a doler? ¿Cuándo estaré lista para expulsar al bebé? Si estás embarazada y se acerca la fecha de parto, quizás tengas dudas relacionadas a la dilatación. Aquí te ayudamos a aclarar algunas de ellas.

Cada parto es único y diferente. Lo que sí tienen en común son las tres etapas que lo componen: dilatación, expulsión y alumbramiento. La primera etapa inicia cuando el cuello del útero ya se ha borrado, el bebé está expuesto y listo para salir. La principal tarea de la dilatación es expandir el útero para facilitar la fase número 2, de expulsión. 

Conocer sobre esta etapa del parto te ayudará a vivirlo con más confianza y tranquilidad

El importante rol de la dilatación

Como mencionamos, la dilatación es la primera fase del trabajo de parto. Esta fase se divide en dos etapas: el borrado del cuello del útero y la dilatación.

  • El borrado: se borra el cuello del útero para permitir la salida del bebé. Durante el embarazo, el cérvix se ha ido alargando y el cuello del útero se ha ido acortando. En la fase del borrado, éste se acorta casi por completo para que el bebé pueda salir. Suele producirse entre 72 y 48 horas antes del parto.
  • Dilatación: una vez borrado el cuello del útero, solo queda que el orificio se ensanche para que el bebé pueda salir. 

Una vez que se borra el cuello del útero, se expulsa el tapón mucoso que lo tapaba. Ahí es cuando el orificio se comienza a dilatar.

Algunos aspectos a considerar:

  • La dilatación es un proceso progresivo que tiene diferente duración en cada mujer: en mamás primerizas suele durar más que en aquellas que ya han tenido hijos. 
  • La dilatación es la etapa más larga del parto: las mamás primerizas tardan en dilatar aproximadamente 1 cm por hora
  • Normalmente transcurren alrededor de ocho horas hasta alcanzar los 3-4 cm de dilatación.

El proceso de dilatación suele venir acompañado de contracciones rítmicas y continuas. Se mide con el grado de apertura del orificio cervical, pasando de estar cerrado a alcanzar los 10 cm. La dilatación es parte de una de las modificaciones del cuerpo de la gestante que permitirá el paso de la cabeza del bebé por el canal del parto.

Dilatación pasiva

La etapa de dilatación también tiene una división: pasiva o activa. La primera fase de la dilatación suele ser de una duración de cerca de ocho horas, cuando alcanza los 3-4 cm. Las contracciones en esta fase se sienten cada 10-12 minutos, y cada vez son más frecuentes. También pueden ser dolorosas.

Esta fase es la más larga de la dilatación. Suele ser cuando se expulsa el tapón mucoso que sella la entrada del útero. Durante esta etapa aún puede ser muy pronto para ir al hospital. Hasta que las contracciones no se produzcan cada 5 minutos, es conveniente que te quedes en tu casa.

Dilatación activa

En esta etapa del parto, el cuello del útero se dilata de 3-4 a 10 cm. Las contracciones suelen ser más intensas, largas y frecuentes (cada 2-4 minutos). Es el momento en el cual se administra la anestesia epidural, si es que se desea.

Se suele dilatar 1 cm. cada una hora. Es recomendable realizar los ejercicios de respiración en estos momentos para intentar relajarte. Las contracciones ayudan a que el cuello del útero se dilate y que el bebé vaya bajando.

Los últimos 3 cm. de dilatación son los más intensos. Se denomina etapa de transición: la dilatación llega a su fin cuando empieza la fase de expulsión del bebé. Sentirás una fuerte presión en la parte baja de la espalda y en el recto, y estarás lista para empezar a pujar.

Shares
Share This