Cuidados después del parto normal

Ene 28, 2019

¿Sientes que no te preparaste como deberías para el postparto? ¡Es natural! lo primordial para ti era ocuparte de la llegada de tu guagua. Y si en tu caso el camino para dar a luz a tu bebé ha sido el parto normal, debes alegrarte; pues este suele tener una recuperación más rápida. No obstante, tienes que prestar atención a los cuidados que necesitas, tal como te lo contamos ahora.

¿Qué implica un parto normal?

El parto normal facilita el pronto restablecimiento de la madre, aun cuando puede ser doloroso y requerir demasiado esfuerzo psicológico y físico para ti.

Verás, durante el alumbramiento puede que tu guagua haya sido expulsada de manera natural y sin complicaciones, o que, en casos más complejos, te hayan practicado una episiotomía, una pequeña incisión que se realiza en la piel que está entre la vagina y el ano (perineo), para evitar el desgarre de los tejidos al momento del parto.

Pero, si tu parto normal no presentó desgarros, aunque no tengas una herida, igual deberás guardar reposo para que los órganos se vuelvan a acomodar. Del mismo modo, la presión sanguínea y las hormonas comenzarán a equilibrarse y los líquidos en tu cuerpo tendrán que ser evacuados.

Por supuesto, también debes esperar a que el flujo vaginal cese y realizar una higiene en el canal vaginal a diario.

Finalmente, a pesar de la felicidad de tener a tu guagua en brazos, quizá será difícil para ti manejar los sentimientos encontrados que se pueden presentar durante el postparto.

Cómo cuidarte emocionalmente después del parto

El desgaste emocional tenderá a ser aún más complejo de sobrellevar, ya que al dolor y cansancio del parto se suman los días y noches de adaptación de tu bebé a la lactancia, a sus horarios de sueño y, en general, al nuevo mundo.

Es por esto que debes comenzar a cuidarte tan pronto des a luz, para ponerte en forma mental y físicamente. Para ello:

  • Aprovecha el tiempo de sueño de tu bebé para dormir tú también
  • Pide a tu pareja o acompañante (familiar o amigo cercano) que te cubra un par de horas para recuperar fuerzas
  • Dedícate unos minutos. Parece imposible hacerlo, pero realmente sacar unos 15 minutos para arreglarte, cepillarte, maquillarte o hacerte una mascarilla será revitalizante
  • Trata de salir de casa unos minutos. Esto podrías hacerlo tras el primer mes del parto, para evitar que tu salud o la de tu guagua se vea afectada, ya que en este período tanto tú como tu bebé aún están muy vulnerables y débiles
  • Ingresa a grupos sociales de mujeres que estén pasando por tu misma etapa, bien sea en medios virtuales o presenciales. Intercambiar experiencias es muy enriquecedor y alentador
  • Habla con tu familia en caso que sientas que no tienes fuerza para seguir adelante y acude a tu médico para recibir apoyo moral y psicológico

Ahora, si el desánimo que sientes se extiende por más de dos semanas o tiende a hacerte sentir rechazo hacia tu bebé, hasta el punto de no querer avanzar, puedes estar sufriendo una depresión postparto. En este caso debes acudir al médico para que este te remita con un especialista.

Cuidados físicos después del parto normal

El alumbramiento normal requiere cuidados mucho más sencillos que el parto por cesárea. Sin embargo, es muy importante que los cumplas a cabalidad para evitar complicaciones o alteraciones en tu salud:

  • Si presentas episiotomía debes seguir las instrucciones de lavado y aplicación de antisépticos en la zona de los puntos. Esta sutura puede hacerse con un hilo absorbible que no necesita ser retirado, o con otro más grueso que debe ser removido por el ginecobstetra a los 8 o 10 días siguientes al parto
  • Mantén la higiene en tu zona íntima, aun cuando pueda ser molesta los primeros días. Hoy existen botellas perineales muy útiles para el aseo de esta área
  • Si tienes puntos en el perineo debes mantener muy seca la zona luego de ir al baño
  • Lleva una alimentación balanceada, libre de químicos, condimentos y grasas saturadas. Esto te ayudará a regular tu sistema digestivo y a recuperar tu peso normal
  • Bebe mucha agua
  • Utiliza faja postparto bajo la recomendación de tu médico
  • Pregunta al especialista por los métodos de planificación familiar y el tiempo que debes esperar para restablecer tu vida sexual (generalmente son algunas semanas)
  • Realiza ejercicios de bajo impacto, como caminar
  • Evita alzar peso o hacer entrenamientos físicos que requieran mucho esfuerzo, como subir escaleras, por lo menos hasta que te lo indique tu médico
  • Lacta a tu guagua, esto no solo evita la mastitis, o congestión en los pechos, sino que, además, te ayuda a ponerte en forma y estrechar el lazo afectivo con tu bebé
  • Descansa, duerme y evita situaciones de estrés
  • No te sumerjas en piscinas, jacuzzis o baños turcos hasta que tu médico lo apruebe

Tips para reanimarte una vez que has tenido un bebé

Si eres consciente de que necesitas estar emocionalmente estable, te vamos a ayudar a hacerlo con estos tips:

  • Dedica algo de tiempo del día para tu hobby preferido (oír música, tocar un instrumento, leer, ver películas, etc.)
  • Sal al aire libre (cuando no hay temperaturas extremas de frío o calor)
  • Cambia de ambiente. Visita a tu familia o amigos, puedes hacerlo con tu guagua
  • Comparte algo de tiempo con tu pareja, en caso de tenerla a tu lado, aprovecha cuando el bebé duerme o está con alguien de confianza por un rato en la casa
  • Limita las visitas, por lo menos mientras te sientas mejor
  • Pide a alguien que te ayude con las labores de la casa, tales como el aseo o la preparación de la comida

Ahora que sabes cuáles son las condiciones normales tras tu parto natural, entenderás que no estás sola. En caso de dudas o síntomas de emergencia, como malestares constantes, fiebre, dolor vaginal o abdominal en aumento, o tristeza persistente, debes acudir a tu médico.

Shares
Share This