Complicaciones en el embarazo: diabetes gestacional

Ago 31, 2020

Patrocinado por Motehrna

Durante el embarazo aumenta la cantidad de azúcar en la sangre para satisfacer las necesidades del bebé. Sin embargo, si el azúcar no logra transformarse en energía puede surgir la diabetes gestacional. Es muy importante detectarla a tiempo y llevar ciertos hábitos diarios para evitar consecuencias en el bebé y en la mujer.

Esta enfermedad consiste en la presencia de glucemia alta durante el embarazo, en aquellas mujeres que antes no tenían diabetes. En la mayoría de los casos esto se pasa luego del parto. Suele deberse a que las hormonas presentes durante la gestación dificultan el trabajo de la insulina, generando una elevación de los niveles de glucosa

Lamentablemente, la diabetes gestacional sin un diagnóstico a tiempo puede conllevar complicaciones para la madre y el niño. Aquí te damos información sobre sus síntomas para poder detectarlo y controlar los niveles de azúcar.

Causas de la diabetes gestacional

Como mencionamos, la diabetes gestacional es un tipo de diabetes que aparece por primera vez en la persona durante el embarazo. Por lo general aparece cerca del cuarto mes y puede aparecer en otro embarazo de la misma mujer.

Durante los nueve meses de gestación, las demandas nutricionales cambian debido al bebé, por lo que el azúcar que está presente en la sangre aumenta. Como consecuencia, el cuerpo produce más insulina, hormona que ayuda a transformar el azúcar en las energías que tu cuerpo necesita. 

En algunas personas, la producción de insulina adicional para suplir este aumento de azúcar no ocurre. A lo anterior se le denomina diabetes, pues se produce una concentración de azúcar muy alta en la sangre.

Hay veces en las que surge porque la hormona insulina no se usa correctamente o porque alguna de las hormonas generadas durante el embarazo interfieren con la función de la insulina.

Algunos factores que pueden aumentar las probabilidades de la diabetes gestacional son tener más de 35 años, historial familiar de diabetes o haber tenido diabetes gestacional en un embarazo previo.

Síntomas recurrentes

Hay algunos signos notorios de la diabetes gestacional, sin embargo, la forma más segura de detectarla es a través de tus controles prenatales, pues muchas veces la enfermedad no produce síntomas perceptibles.

Algunas señales que podrías notar si tienes diabetes durante el embarazo son:

  • Tener más hambre y sed de lo normal.
  • Frecuentes ganas de orinar.
  • Infección vaginal.
  • Aumento en la presión arterial.

Si crees que tienes algunos de estos síntomas, solicita atención médica. Incluso puedes consultar cuando estés intentando quedar embarazada para evaluar el riesgo de diabetes.

Posibles consecuencias

En general, una diabetes gestacional detectada a tiempo y bien cuidada ocasiona pocos problemas y es fácil mantenerla en control a través de ciertos hábitos cotidianos basados en una dieta saludable y ejercicio físico. Si es necesario el doctor indicará inyecciones de insulina para controlar el azúcar en la sangre.

La mayoría de los casos de diabetes gestacional ocurre durante la mitad del embarazo. En ese momento los órganos del bebé ya se han formado, por lo que no suele presentar riesgos serios para la salud del bebé.

En peores casos el cuerpo de la mujer traspasa mucha glucosa al bebé a través de la placenta, lo que le genera un aumento de peso innecesario, pudiendo complicar o adelantar el parto.

Cuando no se controlan los niveles en una mujer con diabetes gestacional, el bebé puede sufrir macrosomía (sobrealimentación del bebé lo que produce que crezca demasiado y lo más probable es que se necesite realizar una cesárea) o hipoglucemia (baja en su nivel de azúcar, que puede ser grave y hasta mortal para ambos).

La diabetes gestacional también puede causar preeclampsia, un problema grave que puede causar daños tanto a la madre como al bebé, provocando un nacimiento prematuro o accidentes cerebrovasculares en la mamá durante el parto.

Hábitos que pueden ayudar

La mejor forma de proteger a tu bebé y a tí es con frecuentes visitas al médico, dieta saludable, hábitos sanos y ejercicio físico durante el embarazo. Esto es recomendado para embarazadas con o sin riesgo de diabetes gestacional.

  • Practicar ejercicio físico (bajo supervisión de tu médico). Es una manera de regular las calorías consumidas y controlar el azúcar en la sangre.
  • Dieta alimenticia en la que se recomendará repartir los hidratos de carbono a lo largo del día. Además, se aconseja un desayuno ligero y colaciones el resto del día.
  • Es importante que la mujer no pierda peso, ya que puede generar cuadros de cetosis, lo que puede ser dañino para el bebé.
  • En ciertos casos la madre tendrá que recibir inyecciones de insulina para mantener el azúcar en niveles regulares, y medir la glucemia y el azúcar antes y después de alimentarse. Los niveles de azúcar en la sangre pueden cambiar muy rápido durante el embarazo.

Cuando la diabetes no desaparece después del parto, pasa a llamarse diabetes tipo 2. Es importante mantener la actividad física y una alimentación saludable para prevenir o retrasar la diabetes tipo 2 luego del parto.

 

Shares
Share This