¿Cómo preparar leche en fórmula de la mejor manera?

May 13, 2020

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los bebés menores de 6 meses sean alimentados exclusivamente con leche materna. Sin embargo, no siempre se puede o se quiere amamantar, y dar preparado de fórmula también es una opción válida. Para preparar su mamadera con leche de fórmula de manera segura y saludable, hay ciertas recomendaciones que encontrarás en este manual.

Los bebés alimentados de leche materna en sus primeros meses de vida tienen mayores posibilidades de alcanzar un crecimiento, desarrollo y una salud óptima. Sin embargo, hoy en día los preparados de fórmula son un perfecto sucedáneo de la leche materna y les entrega a los bebés los nutrientes necesarios.

Si eres mamá primeriza o es tu primera vez dando mamadera de leche en polvo, tienes que asegurarte de que el proceso de preparación sea seguro y limpio para tu bebé. Aquí algunos pasos que debes seguir.

1. Revisa la fecha de vencimiento:

Antes que todo, revisa si el envase de la leche en fórmula expiró o no. Si expiró, aunque sea unos pocos días, no se puede asegurar la calidad del producto por lo que es mejor que no se la des a tu bebé y la botes. Nunca compres leche en polvo con el envase abierto.

2. Higiene:

Las preparaciones en polvo para lactantes no son estériles: pueden contener bacterias. Una correcta higiene y conservación puede reducir el riesgo de esto. Es por eso que los utensilios utilizados para alimentar a los bebés y preparar las tomas (mamadera, tetina, tapa, cuchara, termo, etc) tiene que ser limpiados en profundidad antes de ser usados.

  • Lávate las manos con agua y jabón, y sécalas con un paño limpio.
  • Lava concienzudamente en agua jabonosa caliente todos los utensilios. Utiliza un cepillo especial para mamaderas, y otro para tetinas, para limpiar su interior. Asegúrate de eliminar todos los restos. Enjuaga con agua limpia.
  • Lava y enjuaga también la tapa del envase de la leche en fórmula y la cuchara medidora.
  • Para esterilizar las mamaderas y tetinas: llena una olla grande con agua y sumerge los utensilios luego de haberlos limpiado. Cubre la olla con una tapa y lleva el agua a ebullición. No es necesario esterilizar después de cada uso si se mantiene una higiene adecuada.
  • Lava nuevamente tus manos con agua y jabón antes de empezar a preparar la alimentación en fórmula.

3. Medidas y mezcla:

Para mezclar con la leche en polvo debes usar agua limpia. Si eliges agua de la llave, hiervela para eliminar cualquier bacteria que podría estar presente. Luego deja que se enfríe un poco antes de mezclarla con la fórmula.

Lee las instrucciones del envase de leche en fórmula y usa la cuchara que viene en el envase para tu medida. Agrega la cuchara al ras sin presionar. La medida dependerá de cuánto alimento quieras preparar (en ml.): esto determinará cuánto polvo debes echar, según las instrucciones del envase.

Es muy importante que primero viertas el agua en la mamadera, y luego agregues la leche en polvo. Agita bien la mamadera para mezclar y que no queden grumos. 

4. Alimentación:

Lo más higiénico, según la OMS, es preparar un alimento nuevo para cada toma y dárselo al bebé de inmediato. No es recomendado preparar una mamadera y dársela más tarde. Esto es debido a que el alimento preparado puede ser una cuna de proliferación de bacterias, especialmente si está a temperatura ambiente.

Sí puedes dejarlas preparadas antes de irte a dormir para que cuando el bebé se despierte por la noche solo tengas que calentarlas. Si tu bebé prefiere la leche caliente o tibia, lo ideal es que calientes la mamadera sumergiéndola en un recipiente con agua caliente, no calentándola en el microondas. 

5. Almacenamiento:

Se recomienda botar la leche que sobra luego de una toma y todo preparado que haya estado en el refrigerador por más de 48 horas.

Si preparas y llenas varias mamaderas de leche en fórmula para tener, debes etiquetar cada mamadera con la fecha del día en la que se preparó. Refrigera las mamaderas adicionales y úsalas idealmente antes de 24 horas.

No congeles la fórmula ya que esto puede hacer que los componentes se descompongan.

El frío retrasa o detiene la multiplicación de bacterias nocivas, por lo que si vas a ir de paseo, mantén la mamadera fría durante el viaje. Si el trayecto dura más de dos horas, es difícil mantenerla fría, por lo que es mejor preparar las tomas a medida que se necesiten. 

Para facilitar lo anterior puedes llevar la leche para cada mamadera en envases individuales limpios y tapados. Puedes llevar un termo con agua caliente y así estar lista para alimentar a tu bebé en cualquier parte y a cualquier hora.

Shares
Share This