Beneficios de tener una mascota para los niños

May 6, 2021

¿Tu hijo lleva mucho tiempo pidiendo tener un animal en casa? ¡Quizás sea una buena idea! Las mascotas no son solo pelos por todos lados, vacunas y popó. Además pueden aportar compañía y enseñar muchas cosas a los más pequeños del hogar.

Las mascotas son muy atractivas, especialmente para los niños: las ven como un juguete con pilas interminables. Como adultos, sabemos que es mucho más que eso y que viene con muchas responsabilidades y cuidados que quizás no quieras agregar a la lista de tareas.

Sin embargo, un animal en la familia conlleva muchos elementos positivos en la convivencia con los niños. La compañía de un animal mejora la calidad de vida de todo ser humano y disminuye el índice de depresión en general. A los niños les contribuye en su desarrollo educativo y social, y les obliga a asumir responsabilidades y a aprender valores.

Un integrante de la familia

Primero que todo, los miembros del hogar deben entender que un animal es un ser vivo que se debe respetar, y no es un juguete de entretención. Si deciden tener una mascota, es para acogerla como parte de la familia y para tenerla siempre, es un compromiso a largo plazo, no una prueba, capricho o algo temporal.

La mascota necesitará cuidados, comida, limpieza, medicinas y atención durante todo el tiempo. La elección de la mascota debe ser adecuada para la familia y sus circunstancias: los cachorros pueden llegar a ser enormes, el conejo necesita espacio para moverse, un pollo prefiere estar en el campo, por ejemplo.

Recomendamos siempre adoptar: en el caso de los perros y gatos, siempre hay alguno esperando ser acogido por una familia, podría ser un gran momento de aprendizaje para los niños del hogar.

Beneficios

  • Desarrollo físico y motor: las mascotas suelen moverse mucho y ser inquietas, por lo que seguro motivará al niño a estar en constante movimiento. Además, los paseos diarios serán una actividad parte de su día, que suele ganarle a la televisión o videojuegos.
  • Desarrollo de la comunicación: la mayoría de los niños le hablan a los animales, practicando su lenguaje verbal y no verbal.
  • Afectividad: el contacto físico y caricias al animal les permitirá desarrollar una experiencia táctil y una manera de entregar cariño. Potencia su empatía, compasión y sensibilidad.
  • Responsabilidades y tareas del hogar: comprender que la mascota requiere atención y cuidados generará actitudes responsables que probablemente nacerán de él. Naturalmente comprenderá sus necesidades e intentará solucionarlas. Es muy importante hacer partícipe al niño de las tareas relacionadas a la mascota.
  • Disminución del estrés: el cariño mutuo genera que sientan menos estrés. Les hace estar más tranquilos y seguros de sí mismos, ya que las mascotas no critican ni les dan órdenes, su incondicionalidad da una sensación de seguridad y apego.
  • Aprendizaje sobre los seres vivos: son una enseñanza natural sobre el ciclo de la vida y sus conductas biológicas (nacimiento, enfermedades, reproducción, muerte…)
  • Transmisión de valores: como la fidelidad, amor incondicional, compasión, obediencia, etc.
  • Menor riesgo de alergias y mejor sistema inmunitario: los niños que crecen con mascotas tienen menos riesgos de padecer alergias y asma al estar expuesto al pelo de los animales.
  • Ayudan a aliviar la ansiedad por separación: si debes separarte de tu hijo por un tiempo, puede aliviar la ansiedad si la mascota está en casa. Es un apoyo emocional para el niño.
  • Desarrollo social: los niños que crean un vínculo con sus mascotas son capaces de establecer buenas relaciones con otras personas.
  • Disminución de la tristeza: tener una mascota contribuye a fomentar la alegría y disminuir los miedos comunes en la infancia. Además, reduce la agresividad e hiperactividad de algunos niños.

Shares
Share This