Amamantar en espacios públicos: tips para mayor comodidad

Mar 9, 2020

Cuando un bebé tiene hambre, va a llorar hasta conseguir lo que quiere. Es por eso que una mamá en periodo de lactancia debe estar preparada para amamantar donde y cuando sea. A pesar de que a veces no es una situación muy cómoda, hay cierta información, consejos, técnicas y productos que hemos recopilado para hacerte la vida más fácil, y a tu bebé también pues ¡guatita llena, corazón contento!

Idealmente la lactancia materna se debe realizar en un lugar donde tu bebé y tú puedan estar tranquilos, en silencio, piel con piel y sin apuro. Sin embargo, la vida nos ha enseñado que no siempre puedes controlar y organizar todo: a pesar de que lo intentemos, hay factores externos, emergencias o cambios de planes que hacen que las cosas pasen en minutos que no esperamos.

Quizás estás en un evento social, en una actividad deportiva, en el auto o en calle. Sea la razón que sea, lo más seguro es que en más de alguna ocasión te has encontrado (o te encontrarás) teniendo que amamantar frente a otras personas, en un lugar incómodo o en espacios públicos. No te preocupes, estás en todo tu derecho, lo importante es que estés preparada lo mejor posible.

Del tabú a la ley

Primero que nada, queremos que no tengas miedo de la situación. Sabemos que la lactancia materna en espacios públicos puede hacerte sentir expuesta, vulnerable e insegura, ya sea por sentir pudor o por lo que pueden decir o hacer las otras personas. Hoy en Chile la ley protege esta actividad. Pero no siempre fue así.

Hace no tantos años en el país (y en el resto del mundo también) las mujeres eran acosadas y criticadas por amamantar en la plaza, restoranes, lugar de trabajo, etc. La opinión pública mayoritaria era que deberían taparse, realizar la alimentación en salas de lactancia, en su casa o en el baño, que lo hacían para provocar, etc.

A partir de varios videos que se hicieron virales, se destapó esta realidad y de a poco se empezó a cambiar la mentalidad. Se creó la Ley de lactancia, promulgada el 18 de abril del 2019. El primer consejo es conoce tus derechos como madre.

Esta Ley determina que nadie puede prohibir o perturbar a una madre que amamanta a su hijo en un lugar público. Reconoce el derecho a la lactancia materna, su protección y ejercicio, y castiga con multas que van desde los $50 mil hasta los $200 mil. Explicita que no se le debe imponer condiciones o requisitos para ocultar la actividad, como taparse con un paño. Además, en el trabajo debe existir una sala especial de amamantamiento, sin embargo no es obligatorio que la madre realice la lactancia en ésta.

Mayor preparación, mayor comodidad

Que sea legal no significa necesariamente que no puedas sentir pudor o dificultad de realizar esta actividad en un lugar público. Pero no te preocupes pues para facilitarte la vida existen tips que pueden ayudarte.

  • Los sostenes de lactancia pueden convertirse en tu mejor amigo. Los top o sostenes de lactancia están creados con cierta tecnología que permiten una apertura más fácil, dejando el área del pezón descubierto sin necesitar desabrochar el top.
  • Usa una polera o blusa con cierre o botones, así no tendrás que sacarla totalmente, si no solo abrir la parte del pecho. También puedes usar una manta o tuto para tapar el pecho si prefieres, cubriendo la cabeza del bebé. Te recomendamos hacer una especie de “casita” entre él y tú si usas una manta, para que no pierdas el contacto visual durante la lactancia.
  • Un accesorio que te puede ser útil son las capas de lactancia, que es una especie de poncho o delantal que cubre tu cuerpo mientras amamantas.
  • Si tu bebé se alimenta con fórmula o tienes leche almacenada y prefieres darle en mamadera en los lugares públicos, no olvides de salir de casa con un termo con agua caliente, la dosis exacta de la leche y su mamadera.
  • Ponte cómoda: siéntate, trata de apoyar bien la espalda en un ángulo que te acomode y que facilite la lactancia. Coloca algo debajo del brazo para no hacer tanta fuerza. También puedes cruzar las piernas para levantar al bebé hacia tu pecho. Puedes llevar contigo un cojín de lactancia para apoyar al bebé.
  • Mantén la higiene como si estuvieras en tu casa. Al estar en la calle, por ejemplo, tu bebé y tú están expuestos a más bacterias y virus. Es recomendable que tengas siempre a mano tus toallitas húmedas para limpiar las manos y tu pecho, antes y después.

Otras opciones

Si amamantar en público sigue siendo una actividad que no te acomoda y prefieres evitar, intenta organizar bien tu día de acuerdo a los horarios usuales de toma del bebé. Sal con él a la calle poco tiempo después de que lo hayas alimentado, para así aprovechar ese tiempo en el que el bebé aún no tiene hambre. Preocúpate de darle la suficiente leche en cada toma para saciar su necesidad totalmente.

Sin embargo, los bebés no se ajustan a un reloj, por lo que es totalmente normal que el bebé quiera ser alimentado varias veces al día y muy seguido. Los expertos recomiendan amamantar a libre demanda, lo que quiere decir cada vez que el bebé lo pida, no importa si “le toca” o no. 

No olvides que siempre puedes extraer leche materna con anticipación con un sacaleches y almacenarla para ocasiones en las que no puedas amamantar.

Por último, es importante que aunque estés apurada o incómoda, le des el tiempo suficiente a tu hijo para una alimentación satisfactoria. No interrumpas su toma, el tiempo recomendado es al menos 15 minutos por pecho. Y no te olvides de dedicar un momento luego de la toma para sacar los gases al bebé, ¡luego lo vas a agradecer!

Shares
Share This