Aprende cómo almacenar leche materna: trucos y reglas

Ene 15, 2019

Madres, padres y cuidadores han tenido la necesidad de reservar leche materna para alimentar al bebé, bien sea porque él no puede hacerlo directamente del pecho, o porque la madre produce una cantidad de leche superior a la que el bebé consume en cada toma. Si alguno de estos es tu caso, y debes saber cómo almacenar leche materna de forma segura y efectiva, este contenido te va a interesar. ¡Mira!

Importancia de la leche materna

Si ya has almacenado leche materna para tu guagua es porque ya conoces todos sus beneficios nutritivos. No querrás desaprovechar este poderoso alimento por la falta de contacto de tú bebé con el seno materno (por los motivos que sea).

Para no dejar dudas, y confirmar la relevancia que tiene la leche materna en la salud integral de tu bebé, te dejamos los siguientes atributos de esta:

  • Aporta los nutrientes necesarios para el desarrollo mental y físico del bebé.
  • Evita problemas de sobrepeso o desnutrición.
  • Al ser el alimento natural por excelencia para los bebés, reduce los problemas digestivos, intestinales o alérgicos.
  • Tiene efectos analgésicos y fortalece las defensas.

Además de estas virtudes, no debes olvidar que las autoridades en salud infantil recomiendan que la lactancia sea suministrada de manera exclusiva hasta los 6 meses de edad de tu guagua; y como alimento complementario hasta los 2 años de edad como mínimo.

¿Es posible la conservación de leche materna?

No solo es factible, sino muy importante. La leche materna debe recolectarse y conservarse bajo las medidas de higiene y seguridad idóneas, para que tu bebé u otro (en caso que quieras donarla) puedan aprovechar este alimento.

El almacenamiento correcto mantiene todos los nutrientes de la leche materna y evita que esta se contamine con factores externos (como el polvo, las bacterias e incluso el mismo aire) que podrían dañar su calidad, y por consiguiente, afectar la salud de tu bebé.

 Reglas básicas para almacenar la leche materna

Lo más normal es que te preguntes: ¿cuáles son las normas y cuidados adecuados para la recolección y resguardo de la leche materna? No te preocupes, en seguida te los contamos:

  1. Las manos de la madre deben estar limpias y secas al momento de la extracción.
  2. Utiliza los dedos o apóyate con el sacaleches.  
  3. En caso de usar un sacaleches asegúrate que todas sus partes estén totalmente higienizadas.
  4. La botella, el biberón o mamadera y la bolsa de recolección deben estar esterilizadas antes de iniciar con la extracción.
  5. El envase de tu elección debe cerrar herméticamente para evitar el contacto de la leche con factores del medio ambiente contaminantes.
  6. Luego de la extracción cierra muy bien la botella, mamadera o bolsa de recolección.
  7. Marca la botella o bolsa con la hora y fecha de la extracción (en caso de juntar varias en el refrigerador o congelador sabrás cuál suministrar primero a tu guagua).
  8. Alimenta al bebé con la leche de fecha más antigua y recuerda que los tiempos límites de caducidad dependen del lugar donde la conserves, bien sea a temperatura ambiente, en el refrigerador o en el congelador.
  9. Nunca calientes la leche materna al sacarla del congelador, lo más recomendable es descongelarla a baño de maría hasta que esté tibia, dejando en un recipiente con agua caliente la botella o mamadera con la leche. No hagas esto directamente en el fuego.
  10. Los restos de leche almacenada deben ser arrojados y no pueden ser reutilizados.

¿Cuánto tiempo dura la leche materna si se conserva?

Si aplicas estas reglas y cuidados básicos al pie de la letra, los expertos indican que la leche materna estará apta para el consumo del bebé por los siguientes lapsos de tiempo:

  • Fuera de la nevera o en un lugar fresco: entre 3 hasta 6 horas máximo, de acuerdo a la temperatura ambiente.
  • En el refrigerador: hasta 48 horas.
  • En el congelador: hasta 6 meses.

Trucos para almacenar tu leche

Además de las reglas que sí o sí tendrás que tener en cuenta para el correcto almacenamiento de la leche materna, puedes emplear estos trucos que harán que la recolección y el uso de esta sea más provechoso:

  • Elige como recipiente de almacenamiento una botella de mamadera con tapa hermética y tetina, para ofrecer la leche directamente a tu bebé sin tener que traspasarla. Esto también evitará el riesgo de contaminación y hará más sencilla la tarea.
  • Usa botellas que contengan la cantidad de leche necesaria para cada toma de tu bebé. De esta manera no tendrás que arrojar leche sobrante.
  • Para calentar la leche de tu bebé puedes dejarla un par de horas fuera del congelador o refrigerador y luego mezclarla con algo de leche recién extraída.
  • Antes de alimentar a tu guagua, deja caer unas gotas de leche en la superficie de tu mano para verificar que no esté muy caliente o muy fría.
  • Agiliza la extracción de leche, aumenta la producción y evita maltratar tus pechos, con la fricción de los dedos, usando un sacaleches manual o eléctrico.
  • Usa el sacaleches para reservar la leche del pecho que está en reposo mientras lactas a tu guagua. Hacer esto de manera simultánea es especialmente útil para madres que no quieren desperdiciar la leche que emana, de manera espontánea, del pecho contrario del que se está alimentando el bebé.

Finalmente, recuerda que la leche materna es un alimento indispensable en los primeros 6 meses de nuestras guaguas y que debe formar parte de la alimentación complementaria desde los 6 meses de edad hasta los 2 años.

No poder alimentar al bebé directamente del pecho no es una razón de peso para dejar de suministrarle la leche materna. De igual modo, no es necesario desaprovechar la leche que sobre produce la madre; con estos consejos y reglas prácticas podrás extraer, almacenar y conservar correctamente este preciado sustento.

Shares
Share This