Alergias primaverales en bebés: cómo identificarlas

Oct 6, 2020

Llegó la primavera y con ella, las alergias. Son muchos los afectados por el polen y otros alérgenos que producen congestión y enrojecimiento, incluso en los más pequeños. Los bebés también pueden sufrir alergias estacionales, por lo que es importante estar atentos a los síntomas. 

¿Se pueden prevenir las alergias relacionadas a la primavera? ¿Cómo tratar una alergia en tu bebé? Podría ser que sus síntomas se expresen de forma distinta a los adultos, y podría comenzar a padecer una alergia desde cualquier edad. ¿Quieres saber más?

Maldita primavera

Un tipo de alergia muy habitual es al polen, la que suele aparecer en primavera cuando se produce la floración de las plantas. También existe la alergia a las gramíneas, una planta silvestre y común que genera un cuadro de estornudos en los niños.

Muchas veces los síntomas de las alergias primaverales pueden confundirse con un resfriado: la persona puede presentar tos seca, enrojecimiento de ojos o congestión nasal. La diferencia es que sus síntomas no desaparecen luego de unos días, y que se intensifican en contacto con ciertas plantas.

Alergias como estas suelen aparecer en la infancia y tienen un alto componente genético. Son una reacción del cuerpo contra una sustancia que se percibe como nociva, como por ejemplo el polen, que es esparcido al aire por muchas plantas. 

No es común ver a bebés recién nacidos presentando un cuadro alérgico, principalmente porque no suelen exponerse tanto a los ambientes con polvo o polen cuando son muy pequeños, pero es posible.

Hay ciertos exámenes que se pueden realizar para revelar los alérgenos específicos que afectan a un niño con alergia. Puede ser una prueba cutánea, análisis de sangre, pruebas de aplicación/eliminación, de reacción al estímulo y de párpado. Dependiendo de los resultados, se indicará el tratamiento.

Síntomas de alergia al polen

Como mencionamos, los síntomas de la alergia al polen pueden confundirse fácilmente con los de un resfriado. Algunas manifestaciones de la alergia a la primavera son:

  • Conjuntivitis, escozor, lagrimeo, enrojecimiento y picor de ojos.
  • Rinitis: congestión nasal, goteo nasal y estornudos.
  • Irritación y dolor de garganta.
  • Tos seca e improductiva.
  • Mal dormir y problemas de concentración.
  • Dificultad para respirar.
  • Dolor de cabeza.

Ante cualquier sospecha de alergia en un niño, lo más recomendable es consultar con el pediatra. Podría prescribir medicamentos como un antihistamínico.

Cómo aliviar la alergia

Aparte de la medicación, los padres pueden seguir una serie de recomendaciones para mitigar los síntomas alérgicos de sus hijos:

  • Ventilar el hogar y la habitación del pequeño cuando él no esté presente, y solo bien temprano en la mañana y tarde en la noche. El resto del tiempo, mantener los espacios cerrados.
  • Evitar el contacto constante con la naturaleza durante los meses de primavera.
  • Ducharse de manera seguida, especialmente al volver a casa luego de estar al aire libre.
  • No secar la ropa al aire libre en épocas de mucha polen, pues puede quedarse impregnado en las fibras.
  • Utilizar lentes de sol para evitar contacto con el polen.
  • Utilizar purificador de aire para espacios cerrados puede ser buena idea si la alergia es muy intensa.
  • Hay ciertas aplicaciones y páginas web en las que se puede saber el nivel de polen en el aire en cierto día y lugar. No salgas si los niveles son muy altos.
Shares
Share This